Público
Público

Los restos de Lorca no están en Alfacar, según los expertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El poeta Federico García Lorca no está enterrado en la fosa de la localidad granadina de Alfacar que históricamente fue apuntada como su tumba, según reveló el informe de los expertos hecho público el viernes.

Tras la publicación de estas conclusiones, se pone fin a casi dos meses de excavaciones, para las que se llegó a habilitar una carpa de 10x20 metros en la zona con el fin de mantener la privacidad, en medio de un gran revuelo mediático sobre los posibles hallazgos de la investigación.

Un estudio practicado en septiembre por el Instituto de Geofísica de la Universidad de Granada mediante un sofisticado sistema de georradar había revelado la existencia de seis zonas de interés para la excavación, a una profundidad de entre 0,60 y 1,80 metros.

Tras la conclusión de los trabajos, sigue siendo un enigma el lugar en el que estarían enterrados los restos de Lorca, del profesor Dióscoro Galindo y de los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Juan Arcollas, fusilados todos en agosto de 1936, poco después del inicio de la Guerra Civil española.

La Junta de Andalucía siempre ha declarado que el objetivo de los trabajos de exhumación no era encontrar los restos de Lorca, sino recuperar la memoria histórica y dignificar a los asesinados durante y después de la Guerra Civil, que las estimaciones sitúan entre centenares y miles de fusilados.

entre ellos el hispanista Ian Gibson - que junto a más indagaciones y testimonios directos le sirvieron después a la Asociación de la Memoria Histórica para hacer su petición y sacar adelante los trabajos de exhumación.

El propio Gibson declaró esta semana en una entrevista con El País que se sentía "enfermo" ante la presión que supondría la ausencia de hallazgos en la zona tras invertir más de 40 años en investigar su localización.

La sobrina del famoso autor, Laura García Lorca, ha sostenido en repetidas ocasiones que la familia estaba en contra de la apertura de la fosa, puesto que creían que no contribuiría a cerrar heridas.