Público
Público

Retiran los andamios del Cristo Redentor tras una restauración de cuatro meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los responsables de la restauración del Cristo Redentor de Río de Janeiro, una de las siete nuevas maravillas del mundo, retiraron hoy los andamios que rodeaban la estatua y la dejaron casi lista para la fiesta de reapertura, que se llevará a cabo el 30 de junio.

Los andamios fueron colocados en febrero y cubrían por completo la escultura de 30 metros, lo que impedía a los turistas la visión de uno de los símbolos de la ciudad, que cada año recibe la visita de un millón y medio de personas.

El pasado mes de enero, las autoridades de la ciudad anunciaron que el monumento, que fue inaugurado en 1931, sería sometido a un proceso de restauración, que al final tomó cuatro meses de duración y del que solo faltan unos retoques, según la administración del monumento.

Los trabajos en la estatua, que está colocada sobre un pedestal de ocho metros en la cima del cerro del Corcovado, se centraron en la recuperación de la piedra porosa que reviste al Cristo, erosionada por el sol y las inclemencias del tiempo.

El proyecto también incluyó la reparación de las escaleras mecánicas que llevan hasta el pie del Cristo y la instalación de cámaras de seguridad, además de algunas reparaciones en el interior de la estructura.

Las autoridades del Parque Nacional de Tijuca, el mayor parque urbano del mundo y donde está el cerro del Corcovado, también tuvieron que hacer frente a los daños ocasionados por las lluvias que afectaron la ciudad durante la primera semana de abril.

Las inundaciones, que causaron la muerte de mas de 200 personas en todo el estado de Río de Janeiro, también causaron el cierre de todos los accesos al monumento, ya que las carreteras del parque quedaron cortadas por numerosos derrumbes de tierra.

Una semana después, a mediados de abril, las autoridades subieron para analizar los efectos de la lluvia y descubrieron que la cara y los brazos de la estatua habían sido pintados por unos vándalos que se ayudaron de los andamios para subir.

Los hechos crearon cierta conmoción en la ciudad, donde la alcaldía llegó a ofrecer una recompensa por cualquier información que condujera a la captura de los delincuentes, que acabaron entregándose a las autoridades.

Mientras una minoría de turistas visitaba el Cristo Redentor, los operarios retiraban hoy los andamios que tapaban el pedestal de la estatua, que será reabierta oficialmente el último día de junio con una ceremonia solemne, según la Archidiócesis de Río de Janeiro.