Público
Público

Retiran un camión que llevaba más de dos meses empotrado en una casa en Galicia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Técnicos de una empresa especializada han retirado hoy el camión que desde hace más de dos meses permanecía empotrado en la planta baja de una vivienda de la parroquia gallega de Salcedo, en Pontevedra.

El tráiler continuaba allí desde el pasado día seis de diciembre cuando, en una maniobra del conductor para esquivar un vehículo que había invadido su carril en el kilómetro 126 de la carretera N-550, fue a parar al sótano de la casa.

En el impacto la cabina del vehículo derribó uno de los pilares del inmueble y quedó encajada en el interior, actuando como soporte.

Cerca de tres horas de trabajo emplearon los operarios para retirar el tráiler ayudados por una grúa de grandes dimensiones y dos agentes de la Guardia Civil encargados de cortar el tráfico en la carretera cuando la maniobra así lo requería.

Para la extracción del camión articulado fue necesaria la instalación de una estructura de apuntalamiento provisional en la planta baja de la casa, ya que existía riesgo de derrumbe.

Según ha explicado a Efe José González Piñeiro, uno de los ingenieros de Enmacosa, la empresa responsable de diseñar la plataforma de apuntalamiento que permitió la retirada del camión, "había riesgo de una deformación muy grande" y, por tanto, "podía haber un derrumbe", por lo que se instaló una estructura auxiliar para garantizar la máxima seguridad de los trabajadores y para evitar que el inmueble se viniera abajo.

Para ello, ha precisado, se emplearon cinco puntales de acero laminado para el interior y una cercha por fuera para sujetar el pilar que recoger la carga procedente de las plantas superiores y la desplaza a una viga de cimentación.

El apuntalamiento fue "bastante generoso", ha asegurado el técnico, porque "cualquier daño en la estructura de la casa provocaría desperfectos en las plantas superiores que no han sufrido ningún deterioro tras el accidente".

El camión fue extraído en dos partes, primero el remolque y a continuación la cabina que, al estar encajada en la pared de la casa presentaba mayores dificultades.

Así lo manifestó el encargado de la grúa que intervino en el operativo: "El problema es que la cabina estaba muy aprisionada, por lo que tuvimos que ir despacio y usando diferentes sistemas de arrastre porque si la grúa tiraba hacia arriba con mucha potencia podía resentirse la placa del edificio".