Público
Público

Se retrasa la solución para Opel

GM cancela la reunión con los sindicatos. Asegura no tener ultimado el plan de reestructuración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tensión siguen aumentando en el largo proceso sobre el futuro de Opel en Europa. Además, la solución que prepara General Motors (GM), la matriz estadounidense, está todavía lejos de ultimarse, según las últimas informaciones que llegan desde Detroit.

De entrada, el banco estatal ruso Sberbank, que acudía como socio de Magna en la compra de Opel, amenazó ayer con presentar una querella contra General Motors por haber cancelado la venta de su filial europea. Magna, que tiene a Opel como cliente, ya que le suministra componentes, se mostró a la fuerza más conciliadora, y dijo 'respetar la decisión' pese a señalar que el intento de adquirir la filial le han costado unos 100 millones de dólares.

La canciller alemana, Angela Merkel, dio también ayer rienda suelta a su enfado en el Bundestag. Dijo sentirse 'personalmente decepcionada' por los cambios de planes de GM, que 'durante meses no fue capaz de ejecer ni por asomo la responsabilidad que le corresponde' frente a Opel, que 'ya no existiría' sin el apoyo ejercido por Alemania. Sin embargo, también estuvo obligada a matizar que si GM pone sobre la mesa el grueso de la aportación, el Gobierno y los cuatro länder con fábricas están 'en principio' dispuestos a conceder ayudas. Según la prensa alemana, GM planea recortar 10.500 empleos, 8.000 en Alemania y 2.500 en Bélgica, mientras que las plantillas de Gran Bretaña, Polonia y España quedarían intactas. En un ambiente muy caldeado en Alemania, el consejero delegado de GM, Fritz Henderson, se reunió ayer en Rüsselsheim con la dirección y los sindicatos de Opel.

El proceso de reestructuración de GM será más largo de lo previsto. Ayer advirtió en un comunicado que no podrá detallar sus planes al no tenerlos aún 'suficientemente avanzados', motivo por el cual canceló un encuentro el viernes con el comité europeo. GM sí tomó ayer la decisión de sustituir al máximo directivo en Europa, Carl-Peter Forster, por Nick Reilly, presidente de las operaciones internacionales, hasta la designación de un nuevo consejero delegado externo.