Público
Público

Un retrete espacial en el Día Mundial del Inodoro

La Estación Espacial Internacional (EEI) instalará el miércoles un segundo retrete con un sistema de regeneración de agua procedente de la orina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con motivo del Día Mundial del Inodoro, que se celebra mañana miércoles, los astronautas de la NASA instalarán en la Estación Espacial Internacional (EEI) un segundo retrete.

'La instalación en el módulo-laboratorio 'Harmony' del soporte del compartimento sanitario-higiénico, que es como los estadounidenses llaman científicamente al retrete, se llevará a cabo el miércoles', señaló un portavoz del Centro de Control de Vuelos Espaciales (CCVE) de Rusia, en declaraciones a la agencia Interfax.

El nuevo váter, que será colocado en el segmento norteamericano de la plataforma orbital, es igual que el se encuentra en el módulo ruso 'Zvezdá', indicó.

'La instalación de este equipamiento sanitario complementario en la EEI viene condicionado por el aumento de la tripulación el año que viene de tres a seis miembros', explicó.

Señaló que el segundo inodoro llegó ayer a la plataforma orbital a bordo del transbordador Endeavour y agregó que 'ha sido fabricado por la corporación rusa 'Energuia' por encargo de la NASA por 19 millones de dólares (15 millones de euros)'.

El nuevo váter está equipado con un sistema de regeneración de agua procedente de la orina, que ha costado a la NASA 250 millones de dólares (197 millones de euros) y varias décadas de investigaciones científicas.

La NASA asegura que el agua obtenida tras el procesamiento de la orina 'será más limpia que el agua que sale en Estados Unidos de los grifos'.

Actualmente, en la plataforma orbital funciona un sistema ruso de regeneración de agua procedente de la condensación de la humedad atmosférica, propiamente, del sudor de los cosmonautas.


La humedad es acumulada y procesada en agua destilada y después se le añaden sales minerales y plata, tras lo cual se convierte en potable, explicó un portavoz del Instituto de Problemas Biomédicos de la Academia de Ciencias de Rusia.

Agregó que, teniendo en cuenta que un ser humano necesita entre 2,5 y 3 litros de líquido al día y su suministro a la estación espacial constituye una operación muy costosa, el agua en la EEI es administrada con cuidado y, si es posible, procesada.

Recordó que la Unión Soviética ya elaboró en los años 80 un sistema de procesamiento de agua procedente de la orina, que fue utilizado por primera vez en la estación Mir.

'Por consideraciones éticas no se instaló un sistema similar en la EEI. No todos están dispuestos a beber agua si saben que su origen es la orina', señaló.

Este año, el retrete en el segmento ruso de la plataforma orbital se estropeó en dos ocasiones, y los cosmonautas se vieron obligados durante varios días a utilizar el inodoro de la nave Soyuz.