Público
Público

La retrospectiva de Juan Ugalde enfrenta su obra de los 80 con la actual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cerca de setenta piezas componen la retrospectiva de Juan Ugalde "Viaje a lo desconocido", planteada como un recorrido donde contrastar sus primeras obras, de los 80, con sus últimos trabajos, para apreciar tanto la evolución del artista como los elementos que mantiene como constante de su obra.

El título de la muestra responde a una expresión del propio artista bilbaíno, quien habla de cómo hace tres años se planteó un giro trascendental en su obra, retomando algunos planteamientos de los ochenta y entendiendo "la pintura como viaje a lo desconocido".

Ugalde (Bilbao 1958) es conocido como artista figurativo de tendencia pop, y así fue como comenzó en plenos ochenta. Siempre utilizando la fotografía como base de un lienzo que luego retocaba con brochazos de color de gran potencia; además de incluir elementos externos en unos collages que responden a su visión de la pintura como "una práctica social".

La exposición -abierta desde mañana hasta el próximo 18 de enero en la sala Alcalá 31 de la consejería de Cultura de Madrid-, se tradujo para Ugalde en "una sensación rara" al ver "enfrentadas distintas épocas de mi obra", ha explicado hoy durante la presentación, cómo le resulta "un flash" encontrarse con piezas que no veía hace más de 25 años".

El artista concluye con un solo comentario: "Al final siempre haces lo mismo". Mientras el comisario de la muestra, Mariano Navarro, incide en la decisión tomada por Ugalde hace tres años, de sumergirse en el universo de la experimentación, de "internarse en lo desconocido", apunta, "retomando algunos métodos pictóricos de su primera época como el collage y buscando nuevos caminos".

Así, se puede observar en el trabajo de estos últimos años cómo Ugalde ha abandonado el uso de la fotografía en blanco y negro ampliada hasta las dimensiones del lienzo, para internarse en una técnica en que la pintura domina el lienzo; pero sin dejar de lado su contenido social.

Con esta retrospectiva no cronológica se pretende "encontrar todos los puntos de vista probables de la obra de Juan Ugalde", apunta Navarro, quien insiste en cómo los últimos años, el artista ha dejado de lado el uso de los colores fuertes así como los cuadros abigarrados de entonces, cargados de elementos extraños formando collages de "una ironía satírica" característica del autor, para entrar, ahora, en unos lienzos más nítidos y limpios.

En los 80 y principios de los 90, los cuadros de Ugalde aparecían como explosiones cargadas de elementos de lo más diverso, desde fotos de todo tipo, incluso familiares, hasta personajes de cómic o aquellos otros marginales que se movían en el mundo de una ciudad caótica y fea.

Ahora, son personajes cotidianos los que pueblan la obra de Ugalde, sin abandonar totalmente el collage ni su carácter de pintura social, pero el color, siempre presente, es más suave y delicado que aquellos bombazos intensos de sus inicios.