Público
Público

Un reventón en un neumático estremece Damasco

La fuerza de la explosión llevó a pensar en la posibilidad de un atentado en un tempo de culto chií

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Ver mapa más grande

 

El barrio de Saida Zainab, a las afueras de Damasco, la capital de Siria, se ha estremecido este jueves tras una explosión en un autobús en una zona en la que se congregan numerosos peregrinos iraníes. Las primeras hipótesis apuntaban a un atentado terrorista, pero e Gobierno despejó las dudas rápido negando que fuera un ataque. El ministro de Interior, Said Sammur, afirmó que la explosión había sido causada por el reventón de un neumático, lo que habría acabado con la vida de tres personas.

La cadena de televisión árabe Al Jazeera habló en un primer momento de que había decenas de muertos, aunque las cifras oficiales parecen demostrar lo contrario. El hecho de que la explosión se hubiera producido en una zona de peregrinación chií hacía pensar lo peor.

Siria es un país en el que no suele haber atentados de este tipo, pero el último se produjo en septiembre de 2008 un coche bomba acabó con la vida de 17 personas justo en el mismo lugar.

El Gobierno confirmó que la explosión fue provocada la reventar un neumático del vehículo. La televisión estatal siria y la agencia oficial Sana informaron, citando a Sammur, de que la deflagración se produjo cuando estaban inflando una de las ruedas del autobús.

'En las investigaciones no se ha encontrado ningún tipo de explosivo o indicios de que se trate de una acción terrorista', agregó la televisión estatal siria. Según la misma fuente, el autobús estaba vacío en el momento de la explosión y las víctimas mortales son el conductor del vehículo y dos de los empleados del taller.

Saida Zainab es un barrio popular de las afueras de Damasco donde se encuentra la mezquita chií del mismo nombre, lugar de peregrinación de cientos de miles de chiíes en las fiestas anuales de la Ashura, a comienzos de año. Ese sector ha sido elegido por la mayoría de los chiíes iraquíes que han salido de su país huyendo de la violencia para refugiarse en Siria.

El sitio es lugar de culto de la hija de Ali bin Abi-Talib, el cuarto califa y yerno del profeta Mahoma, para la religión musulmana.

La visita de un alto representante del Gobierno iraní a Siria también alimentó las hipótesis sobre el atentado, aunque la cadena de televisión Al-Manar, emitiendo desde Líbano, fue la primera en descartarlo.

La agencia Reuters llegó incluso a hablar de seis víctimas. La BBC británica, citando a un periodista iraní, informó de que la explosión pudo producirse mientras el vehículo estaba repostando. La misma fuente habló de ocho muertos, entre los que estaban el conductor y su ayudante, dos peregrinos iraníes y cuatro trabajadores de una gasolinera.