Público
Público

El revés en las elecciones regionales altera a la CDU alemana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La canciller alemana, Angela Merkel, rechazó las críticas a su campaña el lunes después de que altos cargos conservadores advirtieran de que el revés en las elecciones regionales del fin de semana era un llamada de atención de cara a los comicios generales de septiembre.

Los conservadores tienen una ventaja de dos dígitos frente a sus principales rivales, los socialdemócratas del SPD, en los sondeos nacionales previos a las elecciones del 27 de septiembre y es probable que Merkel sea reelegida.

Sin embargo, no está claro si podrá formar un Gobierno de centroderecha con sus socios preferidos, los liberales del FDP, o si terminará formando una segunda "gran coalición" con los socialdemócratas del SPD.

El domingo, los conservadores de Merkel sufrieron un doble revés cuando sus apoyos cayeron en más de 10 puntos para su Unión Demócrata Cristiana (CDU) en dos estados: Sarre, en la frontera francesa, y Turingia, en el este ex comunista.

Los dirigentes de la CDU en ambos estados podrían ser desbancados por las coaliciones de izquierda, aunque en una tercera votación, en el estado oriental de Sajonia, la CDU parece que seguirá en el poder, probablemente en coalición con la FDP.

Merkel dijo a periodistas que estaba conforme con algunos de los resultados y menos satisfecha con otros.

"Pero está claro que no tenemos que cambiar nuestra estrategia", dijo.

La canciller dijo que seguirá argumentando que el crecimiento y el empleo fueron cruciales para ayudar a la mayor economía de Europa a emerger más fuerte de la crisis financiera.

"No voy a ser más agresiva, voy a plantear mis argumentos. No creo que la magnitud del ruido afecte directamente la actitud de los votantes, sobre todo de los votantes indecisos", dijo Merkel.

LLAMADA DE ATENCIÓN

Los conservadores están preocupados por la posibilidad de sufrir una caída más amplia en sus apoyos, como ocurrió en las últimas semanas de las campañas de 2002 y 2005.

"Es una llamada de atención para los conservadores que daban por hecho una victoria electoral el 27 de septiembre", dijo Wolfgang Bosbach, vicepresidente del grupo parlamentario conservador a la radio bávara.

Otros pidieron un mensaje más distintivo y combativo.

El SPD, con el que Merkel ha compartido el poder desde 2005, cobró fuerzas con los resultados y aseguró que le dieron algo de impulso para las próximas elecciones.

"Los resultados demuestran que hay algo por lo cual vale la pena luchar", dijo el presidente del SPD, Franz Muentefering. "Tenemos la oportunidad de ganar. Nada es seguro, pero existe la posibilidad".

Pero con ganancias modestas, el partido aún tiene mucho camino por recorrer. Y los conservadores aprovecharán cualquier cooperación entre el SPD, los Verdes y el partido Izquierda a nivel estatal para alertar a los votantes del peligro de una "ola roja", aunque el SPD ha descartado una alianza federal con Izquierda.

El partido Izquierda, junto al FDP, fueron los grandes ganadores del domingo.