Público
Público

Revisión cuestiona uso de esteroides en pericarditis aguda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Anne Harding

La colchicina tiene el mejorperfil riesgo-beneficio para tratar la pericarditis, según unanueva revisión que halló además que los riesgos de losesteroides superarían los beneficios a la hora de combatir estaenfermedad en el corazón, en especial si se usan altas dosis.

La pericarditis es una condición por la cual se inflama lacubierta similar a un saco ubicada alrededor del corazón que sellama pericardio.

"Los AINE (antiinflamatorios no esteroides) siguen siendola terapia de oro estándar para la pericarditis aguda orecurrente, pero el límite al uso de la colchicina tendría quereducirse, mientras que los esteroides deberían emplearse sóloocasionalmente y casi nunca en dosis elevadas", dijo a ReutersHealth el doctor Giuseppe Biondi Zoccai, de la Universidad deTurín, en Italia, uno de los autores del estudio.

Aún existen dudas sobre cuál es el mejor enfoque paratratar la pericarditis aguda, escribieron el doctor BiondiZoccai y colegas en la edición de octubre de American HeartJournal. La enfermedad es común, añadieron, y el 30 por cientode los pacientes sufre recurrencias luego de un primer ataque.

Para determinar cómo tratar mejor a estos pacientes, losinvestigadores revisaron la literatura médica y hallaron sieteestudios que incluían a 451 pacientes dedicados a analizar lamedicación para tratar la pericarditis aguda o recurrencias dela condición.

Sólo tres eran ensayos al azar. En casi todos, los AINEfueron usados tanto para control como tratamiento.

Los estudios demostraron un aumento del riesgo derecurrencia de 7,5 veces en los pacientes tratados conesteroides. Las bajas dosis eran mejores que las elevadas.

Pese al mayor riesgo de efectos adversos con la colchicinaeso sólo ocurrió en una minoría de pacientes, escribieron eldoctor Biondi Zoccai y sus colegas.

El equipo sugirió usar colchicina selectivamente paratratar a los pacientes con pericarditis con señales de altoriesgo de complicaciones o recurrencias y rutinariamente en laspersonas con pericarditis recurrente.

Los médicos deberían estar atentos a las riesgos de másefectos colaterales graves, añadieron los autores, así como delpotencial de la colchicina de interactuar con muchos agentescardiovasculares diferentes.

"Las personas deberían entender que en la pericarditis seasegura (...) un control médico adecuado con los AINE solos ojunto con colchicina, mientras que deberían evitarse losesteroides en la mayoría de los casos", concluyó BiondiZoccai.

FUENTE: American Heart Journal, octubre del 2010