Público
Público

El rey belga concluye hoy su nueva ronda de contactos para formar Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El rey Alberto II concluirá hoy su nueva ronda de contactos para formar Gobierno en Bélgica tras las elecciones de junio en las que los máximos vencedores fueron los nacionalistas flamencos del N-VA, partidarios de la independencia de Flandes (mitad norte del país).

Los siete partidos con más opciones para formar parte de la nueva coalición gubernamental -tres valones: socialistas (PS), verdes (Ecolo) y democristianos (CDH); y cuatro flamencos: socialistas (SP.A), verdes (Groen), democristianos (CD&V) y soberanistas (N-VA)- negocian desde hace más de dos meses la sexta reforma del Estado de la historia de Bélgica.

Las diferencias que mantienen sobre cuestiones como la transferencia de competencias federales a las regiones ha hecho imposible de momento llegar a un acuerdo.

No obstante, la prensa belga se muestra hoy ligeramente optimista y asegura que los líderes de Ecolo, Groen y CDH, quienes se entrevistaron ayer con el rey, se declaran "preparados para volver a sentarse a la mesa de negociaciones".

Está por ver si la derecha más exigente del N-VA y los también flamencos CD&V y SP.A, que se reúnen hoy con el monarca, son de la misma opinión.

Las negociaciones entre los siete partidos se reanudarán mañana con el socialista francófono Elio Di Rupo todavía al frente de la coordinación.

En el centro del debate está la ley de financiación de las tres regiones del país (Flandes, Valonia y Bruselas) y de las tres comunidades lingüísticas (neerlandófona, francófona y germanófona).

Según explica el diario francófono "La Libre Belgique", Di Rupo ya ha aceptado una "reforma ambiciosa" del Estado que prevé una transferencia de competencias por valor de 15.800 millones de euros.

Sin embargo, esta fórmula es considerada insuficiente por los partidos flamencos que quieren hacer más profundos los mecanismos financieros, de manera que las entidades federales sean responsables no sólo de la manera en que se gasta el presupuesto sino también de la forma en que se percibe.

Mientras las principales fuerzas políticas intentan llegar un acuerdo, Bélgica sigue gobernada por un Ejecutivo en funciones, con el democristiano Yves Leterme al frente, en un momento especialmente delicado debido a la crisis económica y a que el país ejerce la presidencia semestral de la Unión Europea.