Público
Público

El Rey rinde tributo al rigor de Vicens y su renovadora escuela de historiadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Rey ha rendido hoy homenaje al "rigor intelectual", la "agudeza del talento" y la "autoridad científica" de Jaume Vicens Vives, creador de una "excelente y renovadora" escuela de historiadores, durante la clausura de los actos conmemorativos del centenario de su nacimiento.

Don Juan Carlos ha presidido la ceremonia de clausura de este centenario en la sede del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que abrirá al público a partir de mañana la exposición "Jaume Vicens Vives y la nueva historia", organizada junto a la editorial que lleva el nombre del historiador catalán, la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y la Fundació Agbar.

Esta muestra, que ya ha recorrido las ciudades de Girona, Toledo, Baeza, Sevilla y Zaragoza y que también podrá verse en Valencia y Pamplona, está estructurada en torno al doble eje de Vicens como gran renovador de la historiografía catalana y española del siglo XX y, al mismo tiempo, como historiador que responde a las inquietudes de su tiempo y desea intervenir en su entorno y modelar el presente.

La exposición conmemora tanto el centenario del nacimiento de Vicens en Girona como el cincuentenario de su prematura desaparición, en Lyon, a causa de un cáncer pulmonar, y no olvida el activismo político del historiador como puente entre un cierto mundo oficial de Madrid y el catalanismo resistente antifranquista.

Antes de declarar clausurados los actos del centenario, Don Juan Carlos ha valorado el rigor, el talento y la autoridad científica de Vicens, "apoyada en una inmensa capacidad de trabajo", unas cualidades que, combinadas, le permitieron crear una "excelente y renovadora" escuela historiográfica, según ha subrayado el Rey.

Tras extender ese reconocimiento a Roser Rahola de Espona, viuda de Jaume Vicens y "continuadora de la gran obra de su marido", el jefe del Estado ha felicitado a los organizadores de los actos conmemorativos por el "merecido éxito" del centenario y ha expresado "la gratitud de España" hacia uno de sus "más grandes historiadores".

El secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías, ha acompañado al Rey durante esta ceremonia, en la que el historiador e hispanista británico John Elliot ha pronunciado una conferencia dedicada a su antiguo maestro, que le enseñó a "cuestionar siempre la sabiduría convencional", cuando así lo indicaban las pruebas, "y a desmitificar lo establecido".

Elliot, que conoció a Vicens en 1953, ha recalcado que esta "disposición a cuestionar lo establecido será probablemente la parte más duradera de su legado" y ha valorado el optimismo y entusiasmo de un historiador controvertido, que en sus últimos años se embarcó "en la misión, que percibía como propia, de conducir a Cataluña y, como consecuencia, a toda España, hacia el mundo moderno".

"Vicens, activista por naturaleza, estaba en desacuerdo con una visión del mundo que tendía a culpar a otros de las desgracias de Cataluña", ha recordado el conferenciante, antes de explicar su "enfoque revisionista del pasado catalán" por su convencimiento de que el historiador debía proponer una interpretación más factible de los hechos cuando la versión establecida no se sostenía.

En todo caso, "su muerte en el verano de 1960 fue considerada, con razón, una enorme pérdida para Cataluña, para España y para la profesión de los historiadores en su conjunto", ha señalado Elliot.

También han intervenido en la clausura del centenario el presidente del CSIC, Rafael Rodrigo, y el catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona y discípulo de Vicens Vives Borja de Riquer, quien ha reflexionado sobre la gran amplitud y calidad de la obra de su maestro pese a las circunstancias tan difíciles en que transcurrió su no muy larga vida.