Publicado: 18.04.2012 13:00 |Actualizado: 18.04.2012 13:00

El rey: "Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir"

El monarca pide disculpas tras sufrir un accidente en un viaje de caza en Botsuana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El rey ha pedido disculpas por irse de caza a Botsuana: "Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir". El monarca se ha expresado en estos términos tras recibir el alta en el hospital USP San José de Madrid, donde estaba ingresado tras sufrir un accidente durante un viaje de cacería en Botsuana, que le provocó una fractura en la cadera.

Poco después de conocerse la noticia del accidente, se supo que el monarca había viajado para participar en una cacería de elefantes, una especie protegida y en vías de extinción. Un viaje de este tipo cuesta unos 37.000 euros.

La presión popular ha provocado la disculpa del rey 

Todo esto provocó una gran polémica en las redes sociales y entre la clase política, especialmente entre los partidos de izquierdas. Algunos, como el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, han pedido que la Casa Real dé explicaciones.

Por otro lado, la institución conservacionista Adena-WWF, de la que el monarca es presidente de honor, está estudiando estos días si retira este cargo a Juan Carlos de Borbón. El pasado domingo, miles de personas pidieron por Internet que el rey dejase de ser miembro honorífico de esta asociación.

El accidente se produjo después de que su nieto se disparase en un pie

Este incidente tuvo lugar días después de que su nieto, Felipe Juan Froilán, se disparase en un pie con una escopeta de caza mientras practicaba con su padre, Jaime de Marichalar. El accidente también levantó una gran polvareda, ya que Froilán no tiene la edad legal (14 años) para manejar este tipo de armas. La sanción para este tipo de imprudencias puede llegar hasta los 600 euros para el tutor legal.

El asunto llegó tan lejos que la Justicia abrió una investigación para dirimir las responsabilidades de su progenitor, aunque finalmente el caso ha quedado archivado por considerar el juez que no se produjo una imprudencia grave. Sin embargo aún está pendiente una querella presentada por el Partido Animalista (PACMA) contra Marichalar por su "imprudencia".

El monarca tendrá que someterse a rehabilitación

Antes de pedir perdón, el rey ha agradecido al equipo médico que le ha atendido durante estos días y ha afirmado que está deseando volver a retomar sus obligaciones lo antes posible.

El parte de alta hospitalaria explica que Juan Carlos continuará "en las próximas semanas con las revisiones postoperatorias y el protocolo de recuperación intensiva en régimen ambulatorio". Además, destaca que el monarca ha tenido "un postoperatorio muy satisfactorio" en el que "ha conseguido prácticamente plena autonomía para los movimientos cotidianos". El rey ha abandonado el hospital a las 13:00 horas.

Será el príncipe quien se haga cargo de su agenda

Debido a las necesidades del proceso de recuperación del regente, será el príncipe y no él quien reciba en audiencia este viernes en la Zarzuela al ministro indio de Asuntos Exteriores, Shri S.M. Krishna, y también quien intervenga posteriormente en el almuerzo anual ofrecido a una representación del mundo de las letras, con ocasión de la entrega del Premio Cervantes.

A este almuerzo iban a asistir los reyes y los príncipes, pero contará sólo con la presencia de Felipe y Letizia, al igual que la ceremonia de entrega del Premio Cervantes que se celebrará el próximo lunes en Alcalá de Henares, en la que está previsto que tome la palabra el príncipe.

La presión popular ha sido de tal magnitud que el rey se ha visto forzado a pedir perdón por primera vez desde que accedió al trono. Un gesto sin precedentes. 

Lo más cercano a algo similar podemos verlo en su último discurso de Navidad, en el que hizo una mención velada al caso Urdangarin y manifestó su preocupación por la "desconfianza que parece estar extendiéndose en algunos sectores de la opinión pública respecto a la credibilidad y prestigio de algunas de nuestras instituciones". "Todos", continuó el rey, "sobre todo las personas con responsabilidades públicas, tenemos deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar".

Meses antes, la Casa Real sí que pidió "disculpas" a la prensa por la propuesta de negar la entrada a los periodistas a actos de la Familia Real, limitando la cobertura exclusivamente a los reporteros gráficos. Todo surgió a raíz del enfado del rey con los redactores que habitualmente le acompañan, a los que acusó de quererle ver muerto y ponerle "un pino en la tripa".