Público
Público

De Ribera a Picasso, una exposición que explora el trazo del dibujo español

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una pequeña pero exquisita exposición en la galería Courtauld de Londres explora la singularidad del dibujo español desde Ribera hasta Picasso, con más de cuarenta obras de grandes maestros que revelan una gran variedad de estilos.

"El trazo español: dibujos de Ribera a Picasso", que se inaugura mañana, es una selección de dibujos y bocetos de artistas españoles del siglo XVI al XX pertenecientes a la colección de la propia galería, entre ellos Juan de Juanes, Murillo o Goya.

Las obras que integran dicha colección -que, con más de cien dibujos, es una de las más importantes de este tipo fuera de España- fueron adquiridas por uno de los fundadores de la galería, Robert Witt, y habían pertenecido al diputado y célebre hispanista británico William Stirling Maxwell.

El motivo de la exposición, que durará hasta 15 de enero, es "celebrar la publicación de un catálogo crítico" sobre estas obras, un tipo de ensayo académico y artístico que "hace tiempo que no se hacía en el Reino Unido", según explicó la comisaria de la muestra, Stephanie Buck.

La autora del catálogo, titulado igual que la exposición, es la anglo-chilena Zahira Veliz-Bomford, experta en dibujo español de los siglos XVI o XVII, la época que predomina en la muestra.

La experta señaló a Efe que lo más característico de los artistas españoles es"que "les pesaba poco el virtuosismo académico y parecían más preocupados por la expresión auténtica del tema".

A Buck le sorprendió al analizar la colección "la gran variedad de estilos" que muestran los grandes maestros, que hace difícil establecer características comunes más allá de la temática -a menudo religiosa- y el contexto de la época.

Una de las obras más destacadas de la muestra, que sigue un orden cronológico, es un dibujo del renacentista Juan de Juanes sobre el "Martirio de San Esteban", que incluye diversos estudios en el reverso y el anverso.

Esta obra fue creada como un boceto para un altar y "se considera una de las obras maestras del arte español temprano", según la comisaria.

Otros dibujos del siglo XVI reflejan la influencia del Renacimiento en los artistas españoles, entre ellos Pablo Céspedes, que captó en un dibujo a plumilla y tinta una de las figuras del "Juicio final" de Miguel Ángel.

José de Ribera, conocido como el Españoleto, también se benefició del intercambio artístico con Italia, país donde residió, y su obra "Hombre atado a un árbol" es una de las imágenes más llamativas de esta muestra.

Según Veliz-Bomford, a los artistas españoles les influyeron además las obras de los artistas holandeses y flamencos, que en España se conocían a través de grabados, como lo demuestra un estudio a sanguina del andaluz Antonio García Reinoso.

Están representados además en la exposición Alonso Cano, muy popular en el siglo XVII, y su maestro, Francisco Pacheco, que fue también maestro y suegro de Diego Velázquez.

Uno de los puntos culminantes de la muestra es un dibujo de Francisco Goya, "Cantar y bailar", "lleno de energía y libertad de ejecución", según la autora del catálogo, en el que una anciana que parece estar levitando toca la guitarra y canta mientras otra figura mira fijamente debajo de su falda mientras se tapa la nariz.

La exposición concluye con dos obras de Pablo Picasso, el más moderno de los artistas representados, quien, como Ribera, aunque vivió fuera de España "nunca perdió su identidad española", según Veliz-Bomford.

Se trata de un dibujo temprano de cerdos, realizado en 1906 y que fue propiedad en un tiempo de la escritora estadounidense Gertrude Stein, amiga del artista, y otra obra más íntima, "Mujer sentada", realizada por el genio español en 1923.