Público
Público

Ribéry y Drogba apoyan al aficionado del Marsella condenado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los futbolistas Franck Ribéry y Didier Drogba, antiguos jugadores del Olympique de Marsella, apoyaron a Santos Mirasierra, el aficionado del club que fue condenado a tres años y medio de prisión por la justicia española.

Mirasierra compareció en un proceso en Madrid, tras su arresto el 1º de octubre después del partido entre el Atlético de Madrid y el equipo marsellés por la Liga de Campeones, acusado de agresión a la autoridad.

El partido estuvo marcado por violentos incidentes entre la policía y los aficionados, el Atlético fue multado por la UEFA por negligencia en la organización y tuvo que jugar un partido de la competición sin público.

Ribéry dijo en Marsella, antes de partir al encuentro de su equipo, el Bayern de Munich, que la sanción le parecía "dura".

"Es dura para esta persona ya que es alguien que invirtió todo lo que podía haber gastado en sí mismo en el Olympique de Marsella. Es una persona que vino con mucho placer para apoyar a su equipo", declaró el sábado el jugador a la radio francesa.

"Los aficionados del Marsella tienen seguidores al 100 por ciento y desde el momento que tienen un poco de dinero, todo lo que pueden lo invierten en el club y es cierto que esta sanción es dura", afirmó el francés.

Didier Drogba, delantero del Chelsea, que pasó una temporada en el equipo del puerto francés, también expresó que no entendía la sentencia y publicó una entrada en su página web (www.didierdrogba.com) titulada "yo apoyo a Santos".

"Supe, con gran tristeza, la noticia de la condena a Santos Mirasierra a tres años y medio de prisión. No entiendo todavía por qué Santos fue encarcelado será encarcelado por tanto tiempo y sobretodo cómo pudo recibir una pena tan dura, completamente desproporcionada", dijo el jugador.

Tras conocer la noticia el presidente del Marsella, Pape Diouf, criticó en el portal el equipo la actuación de la justicia española.

"Yo no pensaba que una injusticia tal sería posible en una capital europea como Madrid. Es insoportable y da miedo", afirmó.