Público
Público

Rice confía en que Pekín presione a Pyongyang para que declare su arsenal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, se reunió hoy con los máximos líderes chinos y expresó su confianza en que Pekín utilice su influencia en Corea del Norte para que haga una declaración completa de su arsenal nuclear.

Procedente de Seúl, Rice llegó hoy a Pekín en la segunda etapa de una gira regional para desbloquear la desnuclearización norcoreana, atascada una vez más por las desavenencias entre Washington y Pyongyang.

En una intensa jornada, Rice se reunió con su homólogo chino, Yang Jiechi, y mantuvo encuentros con el presidente chino, Hu Jintao, el primer ministro, Wen Jiabao, y el consejero de Estado Tang Jiaxuan.

"Espero de China lo que espero de los demás, que use toda la influencia posible sobre Corea del Norte para transmitirles que es hora de avanzar", declaró tras su encuentro con Yang.

"Estamos a punto de culminar algo muy especial aquí. Es momento de moverse hacia adelante", agregó.

Ambos cancilleres coincidieron en la necesidad de "trabajar juntos y con el resto de participantes para seguir adelante con el diálogo, concluir la actual fase y alcanzar la siguiente", explicó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Liu Jianchao.

El acuerdo nuclear, que supone el desmantelamiento del arsenal norcoreano a cambio de ayuda energética y normalización de las relaciones diplomáticas, se encuentra estancado en una lista completa de todas las instalaciones nucleares que Corea del Norte debía presentar antes de finales de 2007.

Pyongyang presentó una en noviembre con sus programas de plutonio, que no satisfizo a EEUU por no incluir el supuesto programa de uranio que disparó la actual crisis en 2003 y de cuya existencia se sabe poco.

Washington insiste ahora en que Pyongyang debe comprometerse a no transferir tecnología nuclear, después de haber acusado al régimen comunista de vender estos equipos a Siria.

Fuera de la crisis nuclear, los encuentros han girado en torno a los derechos humanos, Taiwán y las relaciones económicas.

"He expresado al ministro nuestra preocupación por los derechos humanos y la libertad religiosa en China, la importancia de reanudar el diálogo sobre derechos humanos entre EEUU y China, que lo hacemos con un espíritu de respeto, y que son asuntos muy cercanos e importantes para los estadounidenses", declaró Rice.

Yang contestó que el pueblo chino disfruta de "amplios derechos humanos y libertad de credo, y está deseoso de intercambiar con EEUU y otros países las preocupaciones sobre derechos humanos sobre la base del respeto, la igualdad y la no injerencia".

Añadió que Pekín está preparado para reanudar cuanto antes el diálogo sobre derechos humanos con EEUU, suspendido en 2004 cuando Washington pidió a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU que condenase a China por sus abusos.

El referéndum de independencia de Taiwán fue otro de los temas que los líderes chinos sacaron a colación en sus encuentros con Rice, que reiteró la oposición de su país a esta votación en la isla, considerada por Pekín parte de su territorio pero que mantiene un acuerdo de defensa con Washington en caso de ser atacada.

El presidente Hu instó a Rice a "manejar de forma prudente" el tema de Taiwán y dijo que China está dispuesta a trabajar con EEUU para "desalentar las actividades arriesgadas de las fuerzas secesionistas taiwanesas y mantener la paz y la estabilidad a ambos lados del Estrecho de Taiwán", informó la agencia estatal, Xinhua.

Sobre la cooperación económica, Rice valoró la "sólida base" de los lazos bilaterales y añadió que el diálogo estratégico económico entre ambos países está siendo "fructífero", a pesar de las diferencias por el abultado déficit comercial de EEUU con China y las exportaciones tóxicas chinas.

Al respecto, el primer ministro Wen señaló que un dólar fuerte y una economía estadounidense estable beneficia a todo el mundo.