Público
Público

Ricky Rubio afirma que "la NBA es un sueño, pero queda muy lejos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El base del DKV Joventut Ricky Rubio, recientemente elegido por los 'general managers' de la NBA como el mejor jugador fuera de la máxima competición norteamericana, afirmó hoy que la NBA "siempre ha sido un sueño" para él, aunque aún "queda muy lejos" y "sería un error dejar de lado el presente, que es la ACB".

Ricky Rubio, encuadrado en la primera posición entre los jugadores elegibles para entrar en equipos de la NBA, según las previsiones para los 'drafts' de 2009, aseguró en entrevista con Efe que jugar en Estados Unidos es "un sueño para cualquier jugador", aunque se trata de un sueño futuro, con el que no quiere obsesionarse.

"La NBA para mí queda muy lejos, y si piensas en el futuro el presente no va a salir bien. Si estoy pensando en el 'draft' del 2009 y el 2008 no me sale bien, voy a bajar posiciones en el 'draft', así que no pienso en una NBA futura, sino en el presente, que es la ACB, en la que aún tengo que debutar este año", señaló Ricky.

Sin embargo, el base catalán admitió que tiene preferencias en cuanto a equipos NBA: "En Estados Unidos he viajado a Los Ángeles y Las Vegas. Los Ángeles es una ciudad que me gusta mucho, y cuando jugaba Magic Johnson en los Lakers era muy bonito, así que ahora que Pau Gasol está allí, podría jugar con él", aventuró.

Además, muchos de los jugadores que le han inspirado compiten actualmente en la liga norteamericana: "He jugado con todos los españoles que están allí, y también está Chris Paul (base de los Hornets), que he podido conocerlo personalmente y es un gran jugador. Pero sobre todo tiene la emoción de que Rudy Fernández está allí", dijo.

Ricky reconoció que en la plantilla verdinegra "se nota" la falta de Rudy, su ex compañero en la selección y en el Joventut, que debutó en octubre con los Trail Blazers de Portland.

"Fue muy bonito mientras jugué con él, y muy fácil. Es un orgullo para mí poder disfrutar de su juego también en la NBA. Tiene mucho descaro, y lo está haciendo muy bien. Su futuro era ir allí y destacar allí, pero nosotros tenemos que suplir su baja y de momento lo estamos haciendo muy bien", opinó Ricky.

El base, de 18 años, se está recuperando de una lesión en su muñeca derecha que le ha obligado a permanecer seis semanas de baja y le ha impedido pisar la cancha esta temporada, por lo que ha visto desde fuera a un Joventut con la plantilla renovada, con un nuevo entrenador, Sito Alonso, y que se encuentra sexto en la tabla.

"Estamos siendo un poco irregulares, pero es normal, estamos al principio de temporada, y hay jugadores nuevos que se tienen que adaptar a la filosofía. Este año la ACB está muy igualada, y hemos perdido contra equipos que están arriba del todo, dos partidos, pero los partidos que teníamos que ganar los hemos ganado", indicó.

Con el yeso recién quitado y la rehabilitación de su muñeca recién comenzada, Ricky aún siente un poco de dolor, pero cree que podrá incorporarse al equipo a finales de noviembre. Su baja está dejando más minutos de juego a otro joven base, Pau Ribas, "un jugador de mucha calidad".

"En este equipo siempre se ha confiado en la cantera. El ejemplo más claro es que ayer debutó Joan Tomás, que tiene 16 años y ya tuvo minutos. Pau Ribas estuvo a punto de ser el jugador revelación el año pasado, sólo le faltaba esa confianza para jugar, y creo que con tantos minutos la va a coger enseguida y se va a salir", comentó.

El Joventut en el que va a debutar Ricky esta temporada no es el mismo que el que dejó antes de los Juegos Olímpicos, y sabe que va a notar la falta de Aíto García Reneses, quien le ha entrenado durante toda su trayectoria como profesional y quien le ha dirigido como internacional.

"Siempre he tenido a Aíto al lado, pero en el Joventut también estaba Sito, que era el segundo entrenador. Se nota que Aíto no está, pero también se nota que Sito tiene muchas ganas", aseguró.

Para Ricky, el ex seleccionador nacional "tiene mucho que ver" con el liderato del Unicaja de Málaga. "Aíto siempre apuesta por una filosofía agresiva en el inicio de temporada ir muy agresivos, y además tiene muy buenos jugadores, así que le está saliendo muy bien", señaló.

El joven base no olvida la experiencia de dirigir el juego de España en la final olímpica contra Estados Unidos. "Hace dos o tres años no podía haber soñado un sueño mejor. Fue algo increíble, fue dirigir un equipo excelente. Pau, Rudy, Juan Carlos... todos los grandes estaban allí, y las metían todas cuando yo las pasaba", recordó.

La plata olímpica marcó además un nuevo récord para Ricky, que se convirtió en el jugador más joven de la historia del olimpismo en lograr un metal en baloncesto. El base, que ya hizo historia con su edad en su debut en la ACB, en 2005, cuando tenía 14 años, afirmó que batir marcas no añade presión a su juego.