Público
Público

Ricos y pobres ajustan sus expectativas para la cumbre del clima

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras dos años de trabajo y después de 12 años del último intento, 190 naciones se reunirán en Copenhague desde el lunes para tratar de revertir el dramático cambio climático, un diálogo al que un ministro calificó como el más difícil en el que se ha embarcado la humanidad.

La magnitud de las medidas que se necesitan y las diferencias entre países ricos y pobres sobre quién debería cargar el peso de los recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero implican que un pacto histórico de la ONU podría ser pospuesto en favor de una "declaración" menos vinculante.

El pacto busca frenar el calentamiento global y reducir la dependencia de los combustibles fósiles responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La conferencia se celebrará entre el 7 y el 18 de diciembre y reunirá a 15.000 funcionarios, ecologistas, expertos en medio ambiente y periodistas en la mayor cumbre del clima de la historia.

Científicos de la ONU predicen olas de calor, inundaciones, desertificación, tormentas e incrementos en los niveles del mar para este siglo.

Pero la recesión ha mermado la buena voluntad de invertir más en un futuro verde y muchas encuestas de opinión sugieren que las preocupaciones acerca del calentamiento global están cayendo.

"Estas son las conversaciones más difíciles en las que se ha embarcado la humanidad", dijo el ministro noruego de Medio Ambiente, Erik Solheim.

"Los efectos recaerán desde los cultivadores de arroz en Sichuan en China hasta la sede central de Google en Seattle, o los trabajadores del petróleo en Noruega", dijo. "Esto es mucho más difícil que el desarme, el comercio global o acuerdos ambientales previos", agregó.

COMPROMISOS MENORES

Los expertos dicen que los compromisos hechos hasta ahora no son suficientes para alcanzar los referentes clave para evitar lo peor del cambio climático, como asegurar que las emisiones globales caigan después de 2020.

Y las naciones ricas no han comprometido aún dinero para ayudar a los países en desarrollo a impulsar un acuerdo.

"Es improbable que logremos lo que se necesita para que las emisiones alcancen un máximo antes de 2020", dijo Hans Joachim Schellnhuber, jefe del Potsdam Institute for Climate Impact Research en Alemania.

Esperamos un "momento mágico" cuando más de 100 líderes vengan a la reunión para el momento final de los últimos dos días, pero añadió: "Es posible que Copenhague pueda terminar en un fiasco".

Después de una oferta de India presentada el jueves para reducir el aumento de sus emisiones de gases de efecto invernadero procedente de la quema de carbón y petróleo, los principales emisores, liderados por China y Estados Unidos, se han comprometido a reducciones.

"Estamos llenos en términos de objetivos de los países industrializados y de indicaciones de lo que pretenden hacer por parte de los principales países en desarrollo", dijo Yvo de Boer, jefe del secretariado de cambio climático de la ONU.

Pero añadió que todavía hay "un desafío enorme" para trabajar en un acuerdo que produzca acciones suficientemente rápidas para ralentizar el calentamiento global.

En el mejor de los casos, la mayoría de los expertos creen que las conversaciones llegarán a un "acuerdo político" que incluirá objetivos de recortes en las emisiones de las naciones ricas para 2020 y nuevos fondos para las pobres.

Un acuerdo legalmente vinculante para suceder al Protocolo de Kioto de 1997 sería pospuesto hasta 2010.

La mayoría considera que un acuerdo completo está fuera de alcance, al menos parcialmente, debido a que Estados Unidos no se ha unido aún a otras naciones industrializadas en sus leyes relacionadas con el carbono.