Público
Público

Rienda viaja a Aspen tras entrenarse en Loveland,el lugar de su grave lesión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

María José Rienda, la española con más triunfos en la Copa del Mundo de esquí alpino -seis- se desplaza hoy, jueves, a la estación de Aspen, donde compite este fin de semana, tras "entrenar bien" seis días en Loveland, también en el estado de Colorado (EEUU), según explicó a Efe la propia interesada.

Rienda estuvo casi dos años 'parada' a causa de una tríada en la rodilla derecha que se complicó con una condromalasia -degeneración de los cartílagos-, lesión que se produjo en noviembre de 2006 precisamente en Loveland, estación en la que se ha estado entrenando estos días pasados, intentando que no le afectara el recuerdo del episodio más negativo de su brillante carrera deportiva.

"En el recuerdo siempre queda algo, eso es inevitable. Pero lo hemos pasado de la mejor forma posible. No hay mejor cosa que hacer frente a los miedos, ¿no? Pues lo que he hecho es intentar que no me afectara para nada el recuerdo de lo que pasó aquí hace dos años", explicó, en conversación telefónica con EFE desde tierras estadounidenses, Rienda.

"Hemos estado bien en Loveland y estoy contenta, pero es cierto que nos ha costado adaptarnos al horario y a veces hemos notado el cansancio, sobre todo si tienes en cuenta que la pista en la que trabajamos es de un trazado de unos cincuenta segundos de esquí. Una pista larga, con escasa visibilidad", comentó la campeona andaluza.

"Si a eso le añades la altitud (en Loveland se entrena entre 2.700 y 2.800 metros), pues claro que ha habido momentos en los que noté cansancio", indicó a Efe Rienda. "Pero en líneas generales estoy muy contenta, también con los esquís (Rossignol) que he estado probando", añadió la granadina, que el sábado disputará el gigante de la Copa del Mundo de Aspen, estación donde hace casi tres años logró el tercero de sus seis triunfos en esa competición.

"Tengo muy buenos recuerdos de ese día, aunque esta vez la situación es diferente", advirtió Rienda, que regresó a la alta competición hace un mes, tras casi dos temporadas en blanco, en el gigante de Soelden (Austria), en el que acabó decimosexta tras haber firmado un extraordinario séptimo puesto en la primera manga.

"En Aspen hice ese día una bajada muy buena en la primera manga, en la que marqué el mejor tiempo. En la segunda tenía que mantener la ventaja. Fue complicado, pero se consiguió. Y fue una alegría tremenda. Esa carrera la tengo grabada y la he visto muchas veces. El margen (de ventaja) era muy estrecho y fue una victoria muy bonita", explicó a Efe a la esquiadora de Sierra Nevada.

"Ahora el objetivo sigue siendo el mismo que hace un mes: acabar la temporada en el primer grupo y los Mundiales de Val D'Isere (Francia)", comentó Rienda, que en la concentración de Loveland coincidió, entre otros, con los equipos de Croacia, Eslovaquia, República Checa, Estados Unidos, Gran Bretaña e Italia.

En Aspen, donde volverá a salir con un dorsal alto, la granadina espera "ojalá, acabar entre las quince primeras".

"Y si acabo entre las primeras veinte, también me marcharé contenta. Hay que ver cómo trazan. Eso también influirá. Pero estoy contenta y soy optimista", indicó a Efe Rienda, que se entrena a las órdenes del italiano Valter Ronconi.

El técnico de Bardonecchia explicó a Efe que permanecieron todo el rato en Loveland "ya que tampoco hay tanta nieve en otras estaciones".

"Las condiciones para entrenar gigante en Loveland son perfectas, porque aquí tiran suficiente nieve artificial para preparar muy bien la pista en la que entrenamos. A 'Mary' la he visto bien, a pesar de que después de tres días muy buenos hubo otros dos en los que notó el cansancio", dijo Ronconi, que, con miras a la prueba del sábado es optimista, aunque cauto.