Público
Público

Rijkaard, el técnico que Laporta quería eternizar como Ferguson en el United

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Manchester United aterrizará mañana en Barcelona plagado de estrellas, con una más brillante que el resto y que está en el banquillo: el técnico Alex Ferguson, la figura incuestionable de la entidad inglesa, un icono que ya querría para el Barcelona Joan Laporta en la figura de Frank Rijkaard.

De hecho, Laporta nunca ha escondido que entre sus objetivos cuando alcanzó la presidencia del Barça se marcó que ningún futbolista volviese a salir de mala forma del club y que intentaría que durante todo su mandato sólo tuviese un técnico.

Dada la situación de cómo se encuentra el Barcelona este año, el barcelonismo teme que Laporta no podrá cumplir de cara a la temporada que viene con esos anhelados objetivos, ante la presumible marcha de Ronaldinho y la probable de Rijkaard, a pesar de que los dos aún tiene contratos con el club por dos años y un año, respectivamente.

Laporta sostiene que la estabilidad en una entidad pasa por dar continuidad al equipo técnico y apostar por él a pesar de las crisis deportivas. Así, el presidente barcelonista ha debido imponerse ante las corrientes en el club y dentro de la misma junta directiva de prescindir de Rijkaard en más de una ocasión. De hecho, este año Rijkaard ha estado más cuestionado que nunca y en el arranque del campeonato su cargo estuvo colgado de un hilo, situación en la que Laporta fue su mayor valedor.

La inestabilidad de un técnico en el FC Barcelona no es algo nuevo en el caso de Rijkaard, pues la función de técnico culé siempre ha comportado una carga de tensión y presión que por ejemplo no se manifiesta con la misma crueldad en el fútbol inglés, donde se pueden producir situaciones como la del propio Álex Ferguson, que este año cumple su vigésimo segunda temporada al frente del United.

Se da la circunstancia de que Ferguson podría haber recalado en el FC Barcelona en lugar de haberse hecho cargo de United, aunque por muy bien que le hubiesen ido las cosas en el Barça y dada la cultura que existe en la Liga con los técnicos, en ningún caso hubiese ocupado el cargo en el Barça ni la cuarta parte de los años que lleva en la entidad inglesa.

En estos últimos días, y coincidiendo con la eliminatoria de semifinales de la Liga de Campeones entre el Barcelona y el Manchester United, Ferguson ha vuelto a recordar la vieja historia que le une al conjunto catalán, cuando podría haber dado el salto al Camp Nou en sustitución de Terry Venables, ex entrenador barcelonista, que fue quien lo recomendó.

Finalmente, el Barça se decantó por continuar con Venables y al poco Ferguson abandonaba el Aberdeen para sustituir a Ron Atkinson (años más adelante técnico del Atlético de Madrid) en el Manchester United e iniciar una carrera exitosa con el equipo inglés, a pesar de que en sus 22 años no todo ha sido un camino de rosas.

A diferencia de la cultura imperante en la Liga, los gestores y propietarios del United creyeron ciegamente en él y, aunque tardó unos años en transformar en éxitos su trabajo, cuando cayeron lo hicieron como una cascada. De las 16 Ligas obtenidas por el United, 9 han sido bajo la dirección de Ferguson. En la Copa, bajo el técnico inglés el United ha obtenido 5 de las 13 que tiene en las vitrinas.

Pero, sin duda, el colofón a estos años exitosos llegó en la temporada 1998-99 cuando el United se proclamó por segunda vez Campeón de Europa (la anterior fue en 1968) en la final más espectacular y dramática de todas las celebradas hasta entonces, cuando el equipo inglés remontó un 0-1 del Bayern, gracias a dos tantos en el tiempo de añadido.

Pocos años después de aquel instante que vivió en el Camp Nou, sede de la final, el presidente del Barcelona, Joan Gaspart, le puso en sus manos el proyecto del Barça por segunda vez, después de que las negociaciones no hubiesen cristalizado unos quince años atrás.