Público
Público

Rinden homenaje a Enrique Ruano, que luchó y murió por la libertad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Familiares, amigos y compañeros han rendido hoy en Madrid un homenaje al joven estudiante Enrique Ruano, con motivo del cuarenta aniversario de su muerte a manos de la policía franquista por defender la democracia y la libertad.

Al acto, que se ha celebrado en el Paraninfo de la Universidad Complutense de Madrid, han asistido los presidentes del Congreso y del Senado, José Bono y Javier Rojo, respectivamente, y los ministros de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y de Justicia, Mariano Fernández Bermejo.

También se han sumado al homenaje, a través de mensajes, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; el premio Nobel de Literatura José Saramago; el escritor y filósofo Fernando Savater, el psiquiatra Carlos Castilla del Pino y el ex Defensor del Pueblo Álvaro Gil-Robles.

La cantautora María del Mar Bonet ha interpretado la canción "Què volem aquesta gent...", en memoria de Enrique Ruano, "que está ligada a la lucha por la democracia, los derechos humanos, la libertad y la verdad".

Margot Ruano ha destacado que su hermano no perdió la vida por "algo estéril o vano", sino que "murió y luchó por alcanzar la democracia y las libertades" y ha indicado que "jamás silenciarán su voz".

En el acto, han intervenido Carlos Berzosa, Gregorio Peces-Barba, José María Mohedano, Jaime Pastor, José Manuel Gómez Benítez, José Luis Zárraga y Manuel Garí, quienes han recordado diversos aspectos de la vida y las circunstancias de la muerte de Enrique Ruano.

Los intervinientes han detallado que Ruano era un estudiante de Derecho de la Universidad Complutense, de 21 años, que murió el 20 de enero de 1969 al ser defenestrado de un séptimo piso, después de tres días de interrogatorios y torturas en la Dirección General de la Policía, por arrojar propaganda en la calle durante unas jornadas de protesta contra el régimen de Franco.

Han precisado que la policía difundió una falsa versión de suicidio, pero nadie la creyó y esa noche comenzaron manifestaciones que se prolongaron durante cuatro días en la Universidad y en la calle hasta que el 24 de enero, por primera vez desde la Guerra Civil, Franco declaró el Estado de Excepción en toda España.

"La noticia de la muerte de Enrique Ruano fue un auténtico mazazo entre los universitarios españoles y, especialmente entre los madrileños", ha explicado el catedrático de Filosofía del Derecho Gregorio Peces-Barba, quien ha evocado la contundente respuesta de rechazo que apareció de pronto en todos los centros universitarios españoles.

El rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Berzosa, ha señalado la importancia de mantener viva la memoria de la lucha contra la dictadura, que representó Enrique Ruano y otros jóvenes estudiantes.

Familiares y amigos de Enrique Ruano han remitido un escrito al rector de la Complutense para proponerle la realización de una obra escultórica en memoria de todos los estudiantes de la Universidad, víctimas de la represión por sus ideales políticos, que se instalaría en la Ciudad Universitaria.

También le han sugerido la publicación de un libro sobre la actividad universitaria, sindical y política de Enrique Ruano y las movilizaciones que se produjeron tras su muerte.