Público
Público

Ripstein dice que obras de Fuentes permiten ver la realidad de otra forma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cineasta mexicano Arturo Ripstein afirmó hoy que su compatriota Carlos Fuentes lleva a sus lectores a percibir la realidad de una manera diferente, en uno de los homenajes dedicados al escritor mexicano con motivo de sus 80 años.

Ripstein (Ciudad de México, 1943) participó -no en persona sino por medio de un vídeo- en la mesa redonda titulada "El arte de filmar", en la que calificó a Fuentes (Ciudad de Panamá, 1928) como "un maestro y un amigo".

El cineasta recordó que aunque él nació en Ciudad de México, no supo "ver" su ciudad natal hasta que leyó la novela de Fuentes "La región más transparente" (1958).

Recordó que casualmente la primera novela que Ripstein leyó del escritor fue "Las buenas conciencias" (1959), dedicada al también cineasta Luis Buñuel (1900-1983) la cual -dijo- le "deslumbró".

El cineasta relató que conoció a Fuentes en la década de los sesenta y forjaron una amistad que creció poco a poco hasta que trabajaron juntos en la película "Tiempo de morir" (1966), cuyo guión fue escrito por Gabriel García Márquez, "traducido al mexicano por Fuentes" y dirigida por Ripstein.

El cineasta hizo hincapié en el amor que siempre ha sentido Fuentes por el cine, tanto, que entre los homenajes se incluyó esta mesa y un ciclo de cine.

Ripstein pidió disculpas al final del vídeo por haber hablado de Fuentes y no del "arte de filmar", como se suponía debía hacer, pero explicó que le parecía mucho mejor "jactarse de haber conocido a Fuentes y a su entorno", y elogió del escritor su inteligencia, su su generosidad y el hecho de que sea "el gran creador de la esperanza humana".

Tras el vídeo de Ripstein, la cineasta mexicana María Novaro (Ciudad de México, 1951), directora de películas como "Danzón" (1991) o "El jardín del Edén" (1994), aseguró que hacer cine en México es "muy difícil", por lo que "cada película mexicana es un pequeño milagro", guste o no a la gente.

Aseguró que ella ha llegado a preparar varias películas que finalmente no pudieron hacerse debido a estas dificultades, que en muchos casos pasan por el aspecto económico.

Novaro aseguró que un director de cine es "como un esquizofrénico", porque a la hora de filmar debe dividir su mente entre el aspecto poético y artístico y el lado práctico y técnico.

El también cineasta Carlos Reygadas (Ciudad de México, 1971) respondió a su colega que no sólo es difícil hacer cine en México, sino en cualquier país.

"En México nos hacemos un poco víctimas", aseguró el director de "Luz Silenciosa" (2007), quien comenzó su carrera en el cine haciendo cortometrajes en Bélgica.

Reygadas aseguró que los directores de cine mexicanos deberían tener "más obligaciones y menos derechos" para demostrar la calidad de su producción.

El escritor chileno Antonio Skármeta (1940, Antofagasta, Chile), por su parte, explicó que su "corta experiencia" en el cine "se limita" a que algunas novelas suyas se hayan llevado a la gran pantalla, haber escrito algunos guiones y dirigido un par del filmes, y aseguró que a quien más ha temido siempre es a los productores.

Los describió como "la persona más peligrosa a la que tener cerca" durante un rodaje, y cuyo papel es representar "la resistencia poética de las historias de los guionistas". EFE

lga/jrm/tg