Público
Público

La riqueza de los hogares cae hasta niveles de 1998

El patrimonio financiero, que excluye los inmuebles, baja hasta 648.132 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La crisis se ha llevado por delante una parte del patrimonio inmobiliario de los hogares (eso queda patente cada vez que se publican datos del precio de la vivienda) y, además, está volatilizando a pasos agigantados su riqueza financiera, es decir, la diferencia entre sus deudas y sus activos financieros (como acciones o planes de pensiones).

Los datos publicados ayer por el Banco de España reflejan que los hogares están poco a poco moderando su endeudamiento, obligados en buena medida por el cierre de grifo de las entidades financieras. Lo malo es que este comportamiento, que es beneficioso para facilitar la salida de la crisis, está acompañado de una pérdida paulatina del valor de sus ahorros, una circunstancia que está retrayendo el consumo y, por tanto, retardando la llegada de la recuperación económica.

La riqueza financiera de los hogares ascendía a 648.132 millones de euros a cierre de marzo, el nivel más bajo desde septiembre de 1998. Era la diferencia entre los 1,59 billones que tenían en activos y los 940.135 millones que adeudaban. En cinco trimestres consecutivos de caídas, su patrimonio ha disminuido en 300.000 millones. Muy lejos queda ya el billón de euros que rozaron en marzo de 2007, antes de que estallara la crisis de las subprime y cuando la bolsa española cotizaba casi un 50% por encima de los niveles de marzo pasado. Sólo en el primer trimestre, las familias vieron cómo se volatilizaban 65.400 millones de su patrimonio, todos ellos por el desplome de sus acciones y otras participaciones de renta fija, acumuladas en inversiones directas, en fondos de inversión o en planes de pensiones.

Estos descensos son los que justifican que los hogares apuesten cada vez más por guardar sus ahorros en depósitos bancarios. En ellos se sienten seguros pese a que cada vez les aportan menos rentabilidad porque los tipos de interés están en mínimos históricos, y porque ya no hay la competencia feroz por captarlos que había entre bancos y cajas a finales del año pasado. Al cierre de marzo tenían acumulados en estos productos 787.867 millones, prácticamente la misma cuantía que tres meses antes y 73.000 millones más que a finales de 2007, cuando la riqueza de los hogares empezó su retroceso.

Tras esta evolución negativa, los expertos prevén tendencias positivas para los próximos trimestres. Recuerdan que las bolsas vivieron una gran recuperación en el segundo trimestre y la mantienen en el tercero, con lo que es previsible que los datos que publique el Banco de España en los próximos meses dejen ver claramente que la riqueza de los hogares empieza a recuperarse. Pero, de momento, será sólo la financiera, porque la inmobiliaria sigue menguando. Sólo en lo que va de año, el precio de la vivienda ha descendido un 5%, que se une al 3,2% que bajó el año pasado, según el Ministerio de Vivienda.