Público
Público

La rivalidad genial de Leonardo y Miguel Ángel en una exposición en Roma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rivalidad y genialidad son los dos temas fundamentales de la exposición sobre Leonardo da Vinci (1452-1519) y Miguel Ángel Buonarotti (1475-1564) abierta hoy en los Museos Capitolinos de Roma bajo el título "Leonardo y Miguel Ángel: Obras Maestras Gráficas y Estudios Romanos".

Los dos grandes e influyentes genios del Renacimiento no eran tan distintos, como pretende probar esta muestra que presenta dibujos, ilustraciones y textos de ambos humanistas extraídos de los archivos de la casa familiar de los Buonarotti en Florencia (convertida en museo desde 1858) y de la Biblioteca Ambrosiana de Milán.

Genialidad y rivalidad que se pone de manifiesto en las salas del romano palacio Cafarelli preparadas para la ocasión y que articulan un recorrido centrado, en primera instancia, en sus "Obras Maestras".

En esta primera parte, el visitante encuentra los bocetos visionarios de Leonardo (sobre catapultas, morteros, máquinas de prospección, murallas o anatomía) y los dibujos, las ilustraciones, los sonetos de Miguel Ángel.

Una primera parte que deja constancia de la variedad de disciplinas que ambos trataron y de sus similares inquietudes, a pesar de los veintitrés años de edad y de las circunstancias personales y vitales que los separaron.

Asimismo, se hace hincapié en la pasión que compartieron por lo clásico: Leonardo desde una perspectiva respetuosa ("Imita cuanto puedas a los griegos y los latinos", solía decir); Miguel Ángel desde una visión profana, misteriosa, críptica, como testimonia su subyugador retrato de la emperatriz Cleopatra.

Es la parte del Leonardo "cerebral y científico" y del Miguel Ángel "en búsqueda de la espiritualidad y la belleza", como aseguró a Efe Pietro Folena, presidente de la empresa Metamorfosi, responsable del montaje de la exposición.

"Es una exposición muy culta, sofisticada y preparada, la primera que pone, de modo valiente y ambicioso, en relación a dos de los grandes personajes del arte universal", comentó.

La segunda parte del itinerario es más concreta, y trata sobre la "Romanidad", los viajes a Roma y el impacto que la ciudad papal tuvo sobre ellos.

Es el momento en el que se exponen los 26 fragmentos del "Código Atlántico", la monumental selección de dibujos y escritos de Leonardo, que se exhiben por primera vez fuera de su recinto tradicional de la Biblioteca Ambrosiana, en la que, hasta hace tres años, estaban incluidos en un único y voluminoso tomo.

Y es también el momento de los cuadernos de viaje en Villa Adriana, del Leonardo geómetra, óptico, del Miguel Ángel ebanista, escultor, del responsable de la Capilla Sixtina.

Un recorrido en el que se aprecia la minuciosidad del "joven" Miguel Ángel en los estudios a las pinturas de la Capilla Sixtina, que adornó durante cuatro años tumbado o en posiciones fuera de toda lógica, así como el grado de aplicación del "viejo" Leonardo y la magia de su escritura invertida, sólo apta para espejos.

"Es una exposición que, en lo científico, permite apreciar sus contribuciones culturales y sus influencias recíprocas y en lo cultural es una reivindicación de Italia y la 'italianidad' en un momento dificilísimo", aseguró Folena.

Una exposición, agregó, que "reivindica el Renacimiento, que tiene como base a Italia, y por extensión, a la cultura".

"La gran universalidad de Italia es la cultura. Italia es, para el mundo, cultura", sentenció Folena.

La exposición puede ser visitada diariamente, según Folena, por unos 1.500 visitantes en uno de los escenarios más "miguelangelescos" de la urbe romana, la plaza del Capitolio, donde se alza el ayuntamiento.

La misma plaza que Miguel Angel proyectó en los últimos años de su casi nonagenaria vida, que no vio concluida.

Por Joaquín Torán.