Público
Público

Roban en casa de Manolo Escobar y se llevan sus medallas

Los ladrones se llevaron varias medallas conmemorativas de gran valor sentimental, además de artículos valorados en 8.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La canción más famosa de Manolo Escobar ha resultado ser premonitoria. Varios ladrones han entrado en la casa de Benidorm del cantante mientras toda la familia dormía, y le han robado, entre otras cosas, la Medalla al Trabajo y la insignia de oro concedida por el FC Barcelona.

Según el portavoz del artista, todos estos galardones tienen la apariencia de dorados pero en realidad no están hechos de oro, mientras que los ladrones dejaron en su sitio los premios de apariencia metálica o plateada. Este portavoz también ha dicho que se llevaron objetos con más valor sentimental que económico.

Además de los premios, ha desaparecido una cantidad de dinero y efectos de valor, como cámaras de fotos y teléfonos de última generación, todo lo cual hace que la cifra global sustraída haya sido calculada en unos 8.000 euros.

El representante ha señalado que Manolo Escobar recibió la medalla de oro al Trabajo el pasado 6 de septiembre, por lo que cuando se despertó y vio que había sido robada exclamó a sus allegados: 'Ochenta años trabajando para tener la medalla al trabajo, y en 15 días me la quitan'.

'80 años trabajando para tener la medalla, y en 15 días me la quitan' Ha indicado que, pese a lo sucedido, Escobar y su esposa se sienten 'tranquilos' porque 'prácticamente ni se enteraron', y no variarán su forma de vida.

El chalé de Benidorm cuenta con un sistema de seguridad, aunque la familia Escobar olvidó conectarlo durante la noche del robo.

Ha añadido que el cantante y su mujer no escucharon nada porque la zona de dormitorios se encuentra en la primera planta y los ladrones, que habían entrado forzando la reja de una ventana, únicamente actuaron en la parte baja, que dejaron revuelta.

Sin embargo, la hija de Escobar sí que oyó ruidos y, sin salir de su dormitorio, telefoneó a una mujer del servicio doméstico que estaba fuera del chalet, que a su vez fue la persona que dio la voz de alarma a la policía.

La investigación apunta que al oír sonidos del exterior los delincuentes, que habían entrado forzando la reja de una ventana, huyeron sin que hayan podido ser localizados por el momento.