Publicado: 25.08.2014 17:29 |Actualizado: 25.08.2014 17:29

Roche compra una biotecnologíca de EEUU con un nuevo fármaco para el pulmón por 6.200 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La farmacéutica suiza Roche acordó comprar la compañía estadounidense de biotecnología InterMune por 8.300 millones de dólares en efectivo (unos 6.200 millones de euros), en la última adquisición multimillonaria de un sector farmacéutico que apuesta cada vez más a la consolidación.

La incorporación de InterMune a su portafolio ofrecerá a Roche un nuevo fármaco prometedor, la pirfenidona, para el tratamiento de la fibrosis pulmonar. La pirfenidona ha sido aprobada para tratar la llamada fibrosis pulmonar idiopática en Europa y Canadá, y actualmente está siendo sometida a una revisión de las autoridades regulatorias en Estados Unidos. Analistas del sector proyectan que el fármaco tendrá ventas por 1.040 millones de dólares en 2019, de acuerdo a pronósticos compilados por Thomson Reuters Pharma.

La multinacional suiza dijo el domingo que pagará 74 dólares por acción de InterMune Inc, lo que representa una prima de 38% sobre el precio de cierre del 22 de agosto. La adquisición, que ha sido recomendada por los consejos de administración de ambas compañías, es la mayor de Roche desde el 2009, cuando compró la participación restante que no controlaba en el grupo estadounidense Genentech por unos 47.000 millones de dólares.

La venta de InterMune no será vista como una sorpresa por los inversores, dado que fuentes cercanas al asunto dijeron el 13 de agosto que la compañía estaba trabajando con asesores financieros para evaluar sus opciones estratégicas, debido al interés por comprarla de grandes grupos farmacéuticos.

Las acciones de la firma de biotecnología con sede en California subieron con fuerza tras la noticia, por lo que los 74 dólares ofrecidos por Roche constituyen una prima del 63% sobre el precio de la acción el 12 de agosto. Una prima tan elevada suele ser habitual en las compras de firmas de biotecnología y refleja la enorme competencia entre las farmacéuticas, que dependen de compañías innovadoras para una proporción cada vez mayor de sus productos.