Público
Público

El Rock in Rio vuelve a casa diez años después

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como en la primera edición de 1985, el espíritu y la voz de Freddy Mercury han regresado hoy a Río de Janeiro para inaugurar, junto al brasileño Milton Nascimento, la décima edición del festival musical más grande del mundo, el Rock in Rio, que vuelve a casa con ganas tras diez años de ausencia.

Ha sido en medio de una emotiva ceremonia que puso en marcha el principal escenario del festival, el Escenario Mundo, con su característica fisonomía metálica y sobre el que ya entrada la noche han de actuar la brasileña Claudia Leitte y tres estrellas de la esfera internacional: Katy Perry, Elton John y Rihanna.

Después de las ediciones de Madrid y Lisboa en 2010, la nueva Cidade do Rock -que será utilizada por los atletas de los Juegos Olímpicos de 2016- ha abierto sus puertas a los asistentes más ávidos de música que, pasadas las dos de la tarde y bajo un sol de justicia, han entrado corriendo en busca del mejor lugar al son del himno del festival.

Ellos han sido los primeros de las 100.000 personas que se prevé que asistan a cada una de las siete jornadas de este Rock in Rio 2011 que, en sus 150.000 metros cuadrados de superficie, pretende proporcionar una experiencia más que musical, gracias a los 160 conciertos, así como a los comercios, los múltiples puestos de comida y las atracciones.

A la noria y la tirolina de 250 metros se han añadido este año una montaña rusa y una instalación de caída libre.

Con su inauguración, Río de Janeiro puede presumir de haber celebrado ya cuatro ediciones del famoso festival, el primero del mundo por número total de asistentes.

En recuerdo de todas ellas, los organizadores han querido contar en la apertura con artistas nacionales que ya participaron anteriormente, como Paralamas do Sucesso (que intervinieron en 1985); Titas (1991) y el mencionado Milton Nascimento, que actuó en 2001 en el Rock in Rio y que hoy ha interpretado el tema "Love of my life" en un dueto por vídeo con el líder de Queen.

Como ha recordado el vídeo de apertura, son más de 25 los años que lleva "uniendo países, continentes y generaciones" este festival que se ha convertido en una institución en la ciudad, habida cuenta del arraigo casi genético de la música y de que las autoridades calculan que tendrá un impacto económico de más de 450 millones de dólares. Normal que el público mostrara tantas ansias por su vuelta a casa.

La música comenzó a sonar mucho antes de la noche. Pese a su nombre, el primer escenario en abrir fuego fue el "Sunset", pasado el mediodía y con la actuación combinada de Moveis Coloniais, Letieres Leite & Orkestra Rumpitezz y Mariana Aydar; en total, se han subido casi 30 personas a las tablas para crear magia musical a base de mucho viento y percusión.

Este espacio, que permite disfrutar de artistas de diferentes estilos implicados en un experimento musical de fusión e improvisación, ha juntado después las propuestas de los portugueses The Gift y The Asteroids Galaxy Tour, así como la de la brasileña Bebel Gilberto junto a su compatriota Sandra Sá.

Además, como si de una calle de Nueva Orleans se tratara, la "Rock Street" ha permitido a sus paseantes disfrutar de actuaciones callejeras de artistas de jazz, "blue" y otros estilos urbanos.

Esta es sólo una de las novedades de este festival que, según ha relatado hoy a los medios Roberto Medina, magnate brasileño y creador de esta exitosa franquicia, sigue con sus planes de expansión.

Medina ha contado que Rock in Rio se celebrará en 2013 en otra capital latina, probablemente en México antes que en Colombia a tenor del ritmo de las negociaciones, y que, además de estudiar la opción de China, se contempla sumar otras sedes europeas a Madrid y Lisboa, con las miras puestas en Reino Unido y Alemania.