Público
Público

Rogge cree que la crisis financiera no afectará a la organización de los próximos JJOO

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, opinó hoy que la actual crisis financiera no afectará a la organización de los próximos Juegos Olímpicos de invierno ni de verano y consideró que su financiación está prácticamente asegurada.

Los Juegos Olímpicos más cercanos son los de invierno, que se celebrarán en Vancouver en 2010, mientras que Londres acogerá en 2012 los de verano.

Rogge se mostró confiado en que a los fondos que su institución ya tiene reservados para la organización de ambos eventos se sumarán aportaciones financieras de otras fuentes.

Reveló que, considerando los Juegos de Pekín, se estima que los ingresos del COI se elevan a 3.000 millones de dólares para un periodo de cuatro años, con un 80 por ciento generado por las olimpiadas en la capital china.

De ese total de ingresos, el 92 por ciento se destina a la promoción del deporte en los países en desarrollo, a través de las federaciones olímpicas nacionales, según insistió varias veces en una conferencia de prensa que ofreció en Ginebra para hacer un balance de lo que fueron los Juegos de Pekín.

En su comparecencia ante los periodistas, el presidente del COI defendió repetidamente el "extraordinario" éxito de esos Juegos Olímpicos, en los que -recordó- 87 países ganaron medallas, con respecto a unos 60 cuatro años antes en Atenas.

Destacó que en Pekín se rompió un número sin precedentes de récord: 43 en total.

También subrayó la alta mediatización del evento, con la presencia de 32.000 periodistas y un aumento del 20 al 30 por ciento en la audiencia televisiva con respeto a los Juegos de Atenas.

Asimismo, hizo hincapié en los esfuerzos por combatir el dopaje, lo que llevó a que 40 deportistas fueran encontrados "en flagrante delito" antes del inicio de las competiciones, por lo que fueron descalificados, mientras que durante los Juegos surgieron ocho casos que han sido juzgados y tres están en proceso.

Además, cuatro caballos dieron positivo en las pruebas, con lo que "el número teórico de casos sería de quince, aunque podrían quedar en ocho", declaró Rogge.

"El dopaje es un problema que no se resolverá nunca, pero ahora somos más creíbles que nunca", agregó.

Por otra parte, el dirigente deportivo destacó el legado dejado por los Juegos Olímpicos en China, en términos de infraestructuras deportivas, de preocupación por los problemas medioambientales y de una mejor percepción de las personas discapacitadas, por los Juegos Paraolímpicos que le siguieron.

"El COI ha salido reforzado de los Juegos Olímpicos", sostuvo, en tanto que mencionó como sus principales desafíos la lucha contra "el dopaje y la corrupción", y la tendencia en los países desarrollados a una desmejora del estado físico de la juventud debido a la obesidad.

Preguntado sobre el silencio de las autoridades chinas ante los casos de leche infantil contaminada -que se conocieron a principios de septiembre-, Rogge dijo que "no es un caso ligado al COI o a los Juegos".

En cualquier caso, agregó, "la leche contaminada no fue distribuida entre los deportistas, el resto forma parte del ámbito político".

Sobre las críticas de que el COI pasó por alto la represión de la libertad de expresión antes, durante y después de los Juegos, Rogge dijo que "no podemos esperar que el COI sea la panacea y resuelva todos los problemas del mundo".

En el mismo sentido respondió cuando se le pidió que reaccionara a las críticas por la elección de la ciudad rusa de Sochi como sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014, pese a que este país es objeto de duras críticas por su enfoque de los derechos humanos y la reciente guerra que mantuvo con Georgia.