Público
Público

Rogge dice que el COI es más creíble en dopaje desde Pekín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Comité Olímpico Internacional (COI) es una organización más creíble en cuestiones de dopaje desde los Juegos Olímpicos de Pekín, donde sólo ocho atletas fueron suspendidos por utilizar sustancias prohibidas, dijo el presidente Jacques Rogge.

El belga dijo que otros tres deportistas tenían casos de dopaje pendientes de apelación, así como cuatro casos de caballos de saltos que dieron positivo.

Esto significa un máximo posible de 15 casos, según Rogge que había esperado entre 30 y 40 casos de dopaje en los JJOO del mes pasado.

Rogge también dijo que China se había "abierto" durante los Juegos, dejando un importante legado en cuanto a nuevos escenarios deportivos, infraestructuras y sensibilización medioambiental.

"Estamos convencidos de que nuestros esfuerzos (antidopaje) han dado sus frutos", dijo el martes Rogge en una rueda de prensa en Ginebra.

"Incluso aunque el dopaje nunca se resolviera, nosotros somos más creíbles que nunca y ahora los atletas tienen más difícil utilizar drogas".

Alrededor de 4.500 análisis antidopaje se llevaron a cabo durante los Juegos frente a los 3.500 test realizados en Atenas hace cuatro años.

PRUEBAS PREVIAS

Además 40 atletas fueron suspendidos durante los meses previos a los Juegos, dijo el jefe del COI.

"El dopaje nunca desaparecerá de nuestra sociedad porque el dopaje es al deporte lo que la criminalidad es en la sociedad y cada sociedad en el mundo necesita policía, jueces y prisiones. Es lo mismo para el dopaje", añadió Rogge.

"Estamos luchando muy duro para reducirlo al nivel más bajo posible".

Rogge, preguntado sobre los derechos humanos y la libertad de expresión en China incluido el control de acceso a Internet, dijo que los Juegos eran una "fuerza para siempre" y que han tenido una "influencia positiva" en la nación anfitriona.

"Los Juegos Olímpicos sólo son un catalizador para el cambio, no una panacea. La gente no puede esperar que los Juegos consigan lo que otros no han sido capaces de conseguir", dijo mientras destacaba el hecho de que Pekín tenía una nueva terminal en el aeropuerto y un metro mejor.

Rogge, cuyos ocho años de mandato terminan en 2009, declinó decir si se presentaría para dirigir la organización otros cuatro años.