Público
Público

Romney arremete contra Obama en su discurso tras los caucus de Iowa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El precandidato republicano y exgobernador de Massachusetts Mitt Romney aprovechó hoy su discurso tras los caucus (asambleas populares) de Iowa, que aún no han arrojado un ganador, para arremeter contra el presidente de EEUU, Barack Obama.

En una comparecencia ante sus partidarios en un hotel en Des Moines, la capital de este estado, y acompañado de su esposa, Anne, Romney afirmó que la presidencia de Obama ha sido un "mandato fallido" y ahora su candidatura va a "poner de nuevo a EEUU en el buen camino".

Romney, el gran favorito en la campaña republicana, hablaba cuando, con el 99 % de los votos escrutados, el exsenador Rick Santorum le aventajaba en el recuento por tan sólo cinco votos, una distancia que unos minutos después se había ampliado a 19 sufragios.

Pero si Santorum, quien se dirigió a los presentes poco antes que él, había hablado según sus propias palabras "con el corazón" y leyendo un texto, el exgobernador quiso proyectar una imagen presidencial y optó por hacer caso omiso de los resultados de la noche para arremeter directamente contra el ocupante de la Casa Blanca.

"Prácticamente todo lo que este presidente ha hecho ha causado que sea más difícil que prosperen los negocios", citó el aspirante presidencial, que prometió que por contra si él se impone en las elecciones de noviembre "haré de este país de nuevo un lugar que atraiga a los mejores inversores".

En un eco de lo que ha sido su discurso habitual de campaña, Romney aseguró también que si vence "recuperaré los principios que nos hicieron una ciudad que brillaba en la colina", en una alusión a una de las frases más célebres de uno de los grandes ídolos republicanos, el presidente Ronald Reagan.

El exgobernador tenía previsto, tras su discurso, partir de inmediato a Nuevo Hampshire, donde las encuestas le dan una cómoda ventaja y el próximo martes tendrá lugar la próxima cita electoral del proceso de primarias republicanas.

"Y seguimos a Nuevo Hampshire, tenemos aún mucho trabajo que hacer", declaró el aspirante republicano, entre los aplausos de sus partidarios.