Público
Público

Van Rompuy propone reducir en 1.000 millones el cheque para España

De aprobarse el recorte planteado por el presidente del Consejo Europeo, la partida para paliar el impacto de la crisis pasaría de 2.800 millones a 1.800

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha propuesto reducir en 1.000 millones de euros (de 2.800 a 1.800 millones) el cheque específico previsto para España en el presupuesto de la UE de 2014-2020 cuyo objetivo era paliar el impacto de la crisis.

De esta ayuda, 500 millones se destinarán a Extremadura; 624 millones se repartirán entre Andalucía, Murcia y Castilla-La Mancha y 700 millones se distribuirán entre el resto de comunidades autónomas.

La propuesta final de Van Rompuy contempla también un sobre específico de 50 millones de euros para Ceuta y Melilla.

Además, garantiza que Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia, que hasta ahora eran objetivo prioritario de la política regional europea, mantendrán al menos el 60% de las ayudas europeas que reciben en el actual periodo. Extremadura conserva la mayor parte de las subvenciones porque su PIB sigue por debajo del 75% de la media comunitaria.

Lo que pierde España en su cheque de ayudas regionales podría recuperarlo a través del nuevo fondo para combatir el paro juvenil, la principal novedad del marco financiero para los próximos siete años. El instrumento estará finalmente dotado con 3.000 millones de euros, a los que se sumarán otros 3.000 millones de gasto en jóvenes del fondo social europeo.

La iniciativa estará abierta a las regiones con una tasa de paro juvenil superior al 25%. España es el segundo país con mayor nivel de desempleo entre los menores de 25 años, el 55,6%, y aspira a recibir un tercio del dinero de este nuevo instrumento.

En materia de agricultura, la propuesta de Van Rompuy contempla una ayuda específica para España de 500 millones de euros para desarrollo rural.

La propuesta final del presidente del Consejo Europeo, que está siendo discutida por los líderes europeos en sesión plenaria, recorta en 12.000 millones de euros adicionales el techo de compromisos de gasto, hasta situarlo en 960.000 millones de euros para el periodo 2014-2020.

De confirmarse esta cifra, será la primera vez que el presupuesto de la UE sufra recortes respecto al del periodo anterior, en concreto casi 34.000 millones de euros en comparación con las perspectivas financieras 2007-2013.

Van Rompuy trata de convencer así a los contribuyentes netos, liderados por Reino Unido y Alemania, que reclamaban más ajustes en línea con la austeridad que Bruselas exige a los Estados miembros. Además, el nivel de pagos se reduce hasta 908.000 millones de euros.