Público
Público

Van Rompuy: "Son las diez y media y no hay crisis"

Es la primera vez que la reunión del presidente del Consejo Europeo con los Veintisiete no está dominada por la urgencia de la crisis financiera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Son las diez y media y no hay crisis'. Con estas palabras abrió el presidente Herman Van Rompuy la reunión de los veintisiete jefes de Estado o Gobierno de la Unión Europea, centrada en la reforma de las reglas y la redefinición de las prioridades de la maltrecha economía europea.

'Es la primera cumbre normal desde que fui elegido para el cargo', dijo el presidente del Consejo Europeo a los líderes comunitarios en su apertura de los trabajos, retransmitida parcialmente.

Las anteriores reuniones, en febrero, marzo y mayo, estuvieron dominadas por la crisis del euro y la necesidad de adoptar medidas urgentes de rescate para Grecia y de estabilización financiera para el conjunto de la zona euro.

'Hoy no hay crisis', constató Van Rompuy nada más tomar la palabra, aunque advirtió de que la economía y el empleo serán en esta reunión 'el principal asunto, por supuesto'. 'Ahora tenemos que mostrar la misma determinación al abordar problemas estructurales a largo plazo', indicó.

En este sentido se ha pronunciado también el presidente del Parlamento Europeo, el polaco Jerzy Buzek, que comparó las decisiones 'muy difíciles' que España tiene que tomar estos días con las que tomó 'hace 25 años'. 'España necesita medidas de austeridad, pero desde mi propia experiencia, sé que al cabo de pocos años se puede sentir el acierto' de haberlas tomado, explicó.

Van Rompuy aprovechó además para desgranar el menú de asuntos que abordarán hoy los líderes comunitarios: la nueva estrategia económica 'Europa 2020' , la regulación bancaria, la reglas de disciplina presupuestaria, y la mejora de la competitividad, 'con el objetivo común de preparar a las economías europeas para el futuro'.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que Francia y Alemania están a favor de defender en la próxima reunión del G20 la necesidad de incrementar la vigilancia sobre el sector financiero y de aplicar una tasa a la banca que traslade a las entidades los costes de las futuras crisis.'Puede ser muy interesante. Francia y Alemania están a favor de incrementar la vigilancia sobre los que originaron esta crisis', aseguró Merkel, antes de entrar en la reunión.

El impuesto sobre la banca es uno de los asuntos clave que serán tratados en la próxima cumbre de países desarrollados y emergentes (G20), que se celebrará en Toronto (Canadá) los días 26 y 27 de junio.  Los líderes de la Unión Europea pretenden llegar hoy a un consenso para acudir al encuentro con una posición común. Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy han anunciado su intención común de defender la tasa bancaria,  pero también la implantación de un impuesto a las transacciones financieras (conocido también como 'tasa Tobin').