Público
Público

Ronnie Biggs, el "ladrón del siglo", reingresa en un hospital

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ronnie Biggs, de 79 años y conocido como el "ladrón del siglo" por el asalto al tren de Glasgow (Escocia), reingresó hoy en un hospital aquejado de una neumonía severa, informó su hijo, Michael.

"Se encuentra peor que nunca. Los médicos me han dicho que acuda rápidamente", dijo Michael Biggs, de 34 años, al precisar que su padre ha sido trasladado desde su celda en la prisión de Norwich (este de Inglaterra) al hospital universitario de Norfolk y Norwich.

El conocido delincuente ya fue evacuado a ese hospital a finales del pasado junio por una fractura en la cadera y una infección pulmonar.

Biggs sufrió un duro revés anímico este 1 de julio, cuando el ministro británico de Justicia, Jack Straw, le denegó la libertad porque "no se arrepiente de su delito".

Pese al precario estado de salud y la avanzada edad del preso, Straw decretó que siga en la cárcel, aunque la llamada Comisión de Libertad Condicional recomendó el pasado 25 de junio su puesta en libertad.

El titular de Justicia calificó de "inaceptable" que Biggs incumpliera la ley e intentara evitar las consecuencias de sus actos delictivos.

"El sistema legal de este país merece más respeto", arguyó Straw, al subrayar que si Biggs hubiera cumplido la sentencia de 30 años de cárcel impuesta en un principio, "habría sido un hombre libre hace muchos años".

El propio preso, que casi no puede caminar ni hablar y recibe alimentación a través de un tubo, había solicitado la concesión de la libertad antes de cumplir 80 años el próximo 8 de agosto.

El "ladrón del siglo" tenía derecho a la libertad por haber cumplido un tercio de su condena de treinta años, si bien la decisión final estaba en manos del ministro británico de Justicia.

De haber sido puesto en libertad, sus allegados habían previsto llevarle a un centro medico de Barnet (norte de Londres), cerca de donde vive su hijo Michael.

El abogado del "ladrón del siglo", Giovanni Di Stefano, criticó la decisión de Jack Straw y adelantó que planea una revisión judicial del caso.

Biggs ha sufrido varios ataques cardíacos, apoplejías y crisis epilépticas desde mayo de 2001, cuando decidió entregarse voluntariamente a la Justicia británica, tras huir en 1965 a Brasil.

El preso se hizo famoso por el denominado "robo del siglo", en el que él y catorce cómplices sustrajeron en agosto de 1963 unos 4,2 millones de dólares del tren de Glasgow, la mayor suma robada hasta entonces en un único asalto.

Tras cumplir sólo quince meses de los treinta años de cárcel de su condena, Biggs se fugó de la prisión de Wandsworth (suroeste de Londres) y acabó en Brasil después de pasar por varios países.