Público
Público

Ros niega que la CE esté descontenta con la decisión de CMT sobre Telefónica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros, negó hoy que la Comisión Europea esté descontenta con la decisión de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) de no obligar a Telefónica a dar acceso a sus competidores en banda ancha a una velocidad superior a treinta megabits por segundo.

La CE ha informado de que el "diálogo que ha tenido lugar con la CMT ha sido muy fluido y que se ha llegado a un resultado y a un acuerdo satisfactorio para ambas partes", aseguró Ros al termino de un encuentro con los comisarios europeos de Competencia, Neelie Kroes, y de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia.

Sin embargo, el portavoz comunitario de Telecomunicaciones, Martin Selmayr, aclaró hoy en rueda de prensa que la posición de la CE sigue siendo la misma que el pasado 24 de diciembre, cuando difundió un comunicado en el que aclaraba que autorizaba, "con reservas, la reglamentación española modificada sobre banda ancha".

Bruselas destacó entonces que seguía "albergando dudas en relación con la falta de soluciones para la alta velocidad".

En opinión de la CE, la regulación del acceso mayorista de banda ancha no debería limitarse a velocidades de hasta treinta megabits por segundo porque conviene garantizar que otros operadores alternativos puedan competir de manera efectiva con Telefónica.

No obstante, según el secretario de Estado, la CE y la CMT han mantenido contactos posteriores al 24 de diciembre -cuando Bruselas se dirigió a España por escrito para sugerirle que la CMT reconsiderase su decisión-.

Como consecuencia, la CMT reconsideró el pasado jueves su postura en uno de los dos puntos que quedaban abiertos y adoptó una decisión definitiva, explicó Ros.

En cuanto al límite de la velocidad a partir de la cual no es obligatorio dar unos servicios mayoristas, la CMT decidió mantener los treinta megabits por segundo.

Respecto al otro punto -el establecimiento de una división geográfica en España inferior a la estatal-, la CMT ha aceptado la propuesta de la CE de no hacerlo.

En opinión de Ros, sería conveniente analizar lo que ocurre en otros países de la UE para asegurar que no se está exigiendo más a España que a otros estados miembros.

Además, en comparación con otros socios europeos, no hay muchas diferencias en España que permitan pensar que se está favoreciendo a ningún operador español, aseguró el secretario de Estado.

Las declaraciones de Ros se produjeron después de que la comisaria de Sociedad de la Información, Viviane Reding, criticase hoy a la CMT por su decisión en una entrevista que publica hoy El Economista.

Reding aseguraba que Bruselas dio el visto bueno en diciembre a la reglamentación española sobre banda ancha, pero que aún mantiene "serias preocupaciones" y está "insatisfecha con el resultado".

Ros niega que ese sea el mensaje que le ha transmitido hoy la CE que más bien le ha dado muestras de satisfacción por lo que ha sido un diálogo "fructífero" con la CMT.

Según Reding, las reglas de la UE sobre telecomunicaciones obligan a la CMT a tener en cuenta los comentarios de la Comisión Europea y que lo que ha sucedido en España donde la CMT no ha atendido a todas las indicaciones "muestra que las reglas sobre telecomunicaciones en la UE y en los Estados no garantizan una competencia plena".