Público
Público

Rosa Díez instala a UPyD en la indefinición

El partido pesca en su ideario a derecha e izquierda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer Congreso de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha constatado el liderazgo de su portavoz, Rosa Díez. Pero el cónclave, celebrado este fin de semana en Madrid, también ha servido a la formación, que dice no ser 'ni de derechas ni de izquierdas', para consolidar su indefinición ideológica.

En sus propuestas políticas, la organización incurre en contradicciones y enfrenta planteamientos incuestionablemente progresistas con otros manifiestamente conservadores. Una de las principales discordancias en el discurso de UPyD es su postura respecto al nacionalismo. En el acto de clausura del cónclave, Rosa Díez aseguró que su partido es 'completamente necesario', porque PP y PSOE 'están sometidos a los nacionalismos'. UPyD no reconoce la existencia de otros pueblos en el Estado aparte del español, ni mucho menos su derecho de autodeterminación.

UPyD ha hecho del derecho de autodeterminación del Sáhara Occidental actualmente invadido por Marruecos una de sus principales reivindicaciones. Durante el acto de ayer, Díez desplegó una bandera saharaui en mitad de su intervención ante los aplausos de los asistentes. Asimismo, mientras militaba en el PSOE, Rosa Díez formó parte de un Gobierno vasco en coalición con el PNV, lo que consideró como una experiencia 'positiva'.

UPyD, que predica transparencia, vetó que el debate interno fuera público

El documento político de UPyD afirma que 'el funcionamiento interno de los partidos es una cuestión pública'. La portavoz, Rosa Díez, se felicitó ayer porque su partido 'es diferente' en este aspecto respecto a otras formaciones políticas. 'El Consejo de Dirección pudieron escogerlo todos los afiliados de la organización y el Consejo Político fue elegido a través del sistema de listas abiertas', destacó.

El I Congreso de UPyD fue, sin embargo, un claro ejemplo de opacidad hacia el exterior. Todas las ponencias se debatieron a puerta cerrada y la prensa no pudo entrar a las comisiones, y ni siquiera pudo comprobar in situ el procedimiento de las votaciones. La portavoz tan sólo se acercó a los periodistas tras el acto de inauguración.

En el apartado de Política General del texto que define el partido, UPyD se siente identificada con el 'patriotismo constitucional'. La formación entiende que la Constitución garantiza la democracia y la igualdad de derechos de todos los ciudadanos.

Sin embargo, el partido quiere reformar la que es la base de su pensamiento y de su sentimiento patrio. En el documento político propone suprimir importantes artículos de la Carta Magna, como el que hace referencia a la protección de las lenguas cooficiales.

Rosa Díez se mostró hace un año a favor de una ley de plazos en el aborto. No obstante, ha anunciado que votará junto a la derecha contra la reforma de la interrupción voluntaria del embarazo propuesta por el Gobierno.

Adalid de la Constitución, el partido propone una reforma de calado 

UPyD presentó una enmienda a la totalidad de la ley porque, a juicio de la formación, 'no mejora la legislación vigente (...), no ayuda a establecer el consenso sobre una cuestión que divide a la sociedad', y 'es un proyecto oportunista, que elude entrar en el fondo de la cuestión'. En el cónclave, el aborto no fue abordado.

Sus propuestas para luchar contra la crisis económica, son tanto de derechas como de izquierdas.

El partido de Rosa Díez apela, por un lado, al 'papel del Estado en la conducción de los asuntos económicos'. Pero, por otro, propugna que ese papel sea 'complementario del mercado' y 'no invada las actividades propias de la libre iniciativa privada'. El responsable del programa político, Carlos Martínez Gorriarán, planteó una solución a la crisis en términos ultraliberales. Propuso que las cajas fuesen administradas, únicamente, como entidades privadas.

A UPyD le preocupa el régimen de incomunicación de los detenidos en España, que considera que vulnera los derechos humanos. Pero no cree en el derecho a la reinserción de todos los presos. La organización justifica la cadena perpetua para el 'castigo de determinados delitos que repugnan especialmente a la conciencia social'.