Público
Público

Rosell califica de "barbaridad" la independencia de Catalunya

El presidente de la CEOE aboga, sin embargo, por reformar "seriamente" el Estado de las Autonomías: "Hay que redefinir nuestra estructura territorial y local porque no aguanta"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la CEOE, el catalán Juan Rosell, afirmó este lunes que si Catalunya consiguiera la independencia se reducirían los beneficios no sólo de los empresarios catalanes, sino 'los de todos y cada uno' de los empresarios del conjunto de territorios de España, por lo que calificó de 'barbaridad ir por ese camino'.

Rosell, en declaraciones a Onda Cero, abogó por reformar 'seriamente' el Estado de las Autonomías, pero no sólo para Catalunya, sino para todas las regiones, y pensando no en los territorios, sino en las personas. 'El café para todos fue bueno en un momento dado, pero ahora no tenemos dinero para todo. Hemos de priorizar y recortar muchas cosas porque no tenemos tantos ingresos'.

En este sentido, el dirigente empresarial apostó por un Pacto Fiscal, pero no únicamente para Catalunya, sino para todas las autonomías. 'Tiene que haber un pacto fiscal para todas las comunidades', declaró.

Preguntado por cómo se articularía esto en la práctica (por ejemplo, implantando agencias tributarias propias en las comunidades), Rosell indicó que eso es algo que deben resolver los políticos, aunque precisó: 'Hay muchas maneras y sistemas para conseguirlo'.

'Lo que está claro es que hay que redefinir nuestra estructura territorial y local porque no aguanta, es demasiado pesada', dijo Rosell. Añadió que las finanzas de España 'no podrían aguantar' que en Catalunya se estableciera una especie de Cupo, al estilo del de País Vasco o del de Navarra. 'Si todas las comunidades tuvieran Cupo, no saldrían los números, eso no es posible', zanjó.

Rosell: 'Si todas las comunidades tuvieran Cupo, no saldrían los números, eso no es posible'

Cuando en la entrevista le preguntaron si los empresarios catalanes están soportando presiones en torno a este asunto, el presidente de la CEOE recordó que los empresarios 'no son extraterrestres que viven en otro país', sino que están en relación con la sociedad, por lo que en el día a día reciben, 'no presiones', sino comentarios y opiniones. 'Pero en el momento en que llegamos a nuestros despachos somos empresarios y tenemos que defender nuestras empresas', añadió.

'Los empresarios están mostrando muchísima inquietud y preocupación por el asunto de Catalunya, pero también muchísimo silencio', pues no es labor de los empresarios meterse en política.

'Para meternos en política ya nos tienen a los representantes de los empresarios en organizaciones como la nuestra. La CEOE está para eso, para sacarles las castañas del fuego en muchos momentos complicados como éstos', apuntó el jefe de la patronal.