Publicado: 09.12.2013 13:51 |Actualizado: 09.12.2013 13:51

Rosell podría declarar como imputado y Neymar como testigo por 'distraer' 40 millones

Los querellantes solicitan que el presidente del Barcelona explique al detalle los números del traspaso del brasileño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, podría tener que declarar como imputado si la Audiencia Nacional admite a trámite la querella presentada el pasado jueves por uno de los impulsores de 'Consulta Barça' para resolver la presunta 'distracción' de 40 millones de euros del fichaje de Neymar Jr, quien tendría que declarar como testigo.

El abogado del querellante, Jordi Cases -propulsor de la fallida moción de censura contra Rosell por el 'caso Qatar'-, ha desvelado que el objetivo de la querella es, además de las declaraciones de Rosell y Neymar, la entrega de los contratos firmados.

La denuncia ha recaído por reparto en el juzgado de Pablo Ruz, instructor del caso Gürtel y del caso Bárcenas, entre otros. Según han informado fuentes jurídicas, la denuncia ha sido repartida está mañana y ha recaído en el juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, a cuyo frente está Ruz, que ahora deberá decidir si la admite o no a trámite.

En concreto, exigen la presentación del acuerdo entre el FC Barcelona y la sociedad N&N (Neymar y Neymar), quien se habría quedado con 40 de los 57,1 millones de euros del fichaje. Aunque Rosell "no se haya apropiado" de estos 40 millones, "debe explicar el por qué de haber pagado esta cantidad" a la sociedad del padre del jugador.

Además de pedir el contrato entre club y N&N, la querella pide en sus diligencias tomar declaración a Sandro Rosell como imputado en el caso y a Neymar Jr como testigo del acuerdo, ya que su padre se encuentra en Brasil.

De momento, la única respuesta que los querellantes han recibido de Rosell y del club al burofax que les enviaron antes de presentar la querella es "el más sonoro de los silencios". La querella está en manos de la Audiencia Nacional, quien antes de final de año deberá admitirla o no a trámite.