Público
Público

Rossi defiende sus aspiraciones, mientras los españoles se ubican en todos los frentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) defendió con éxito sus aspiraciones a ampliar la ventaja al frente de la clasificación provisional del mundial o incluso proclamarse ya matemáticamente campeón del mundo, en una jornada en la que la representación española acabó colocándose en la primera línea de salida en todas las cilindradas.

Pol Espargaró (Derbi), con el mejor tiempo en los 125 c.c., Héctor Barberá (Aprilia) y Alex Debón (Aprilia) con el segundo y cuarto registro, respectivamente, en los 250 c.c. y Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1), tercero en MotoGP, encabezaron la larga relación de españoles en los entrenamientos del Gran Premio de Indianápolis.

Un gran premio histórico por muchas razones, pero también por el hecho de que sobre él se cierne la amenaza, al parecer bastante seria y cierta, de que una "cola" del huracán IKE pueda hacer de las suyas mañana en esta zona del estado de Indiana.

Construído en 1909, el circuito de Indianápolis es famoso por sus carreras automovilísticas, pues hace muchos años que no se disputaba una prueba de motociclismo y, desde luego, es la primera vez en la historia que alberga una prueba puntuable del campeonato del mundo, lo que no ha dejado de generar problemas de una y otra índole.

Aún con todo, la mejoría climatológica que se produjo en la segunda y última tanda de entrenamientos oficiales permitió a Valentino Rossi aprovechar al máximo la maniobrabilidad de su Yamaha YZR M 1 para marcar el mejor tiempo de MotoGP, si bien lo hizo marcado de cerca, muy de cerca, por apenas 84 milésimas de segundo, por el vigente campeón del mundo, el australiano Casey Stoner y su Ducati Desmosedici.

Pero el panorama general ha variado bastante con respecto a aquellos grandes premios en los que el dominio del dúo Stoner/Ducati era casi insultante y en Indianápolis se pudo ver a un campeón mucho más accesible y "terrenal", ya que una vez más cometió sendos errores que le hicieron caer un par de veces, además de romper el motor de su Ducati en los últimos entrenamientos libres.

Con ellos estará el ya plenamente recuperado Jorge Lorenzo, que sabe exprimir al máximo el potencial de su Yamaha YZR M 1 equipada con los neumáticos Michelin tan denostados en esta segunda parte de la temporada por quienes antes los ensalzaban.

El italiano Marco Simoncelli (Gilera) no dejó lugar a la duda en los 250 c.c., en los que marcó el mejor tiempo con algo de margen respecto de Héctor Barberá (Aprilia), el finlandés Mika Kallio (KTM) y el también español Alex Debón (Aprilia), que fueron los que le secundaron para completar la primera línea de la formación de salida del cuarto de litro.

Por segunda vez en lo que va de temporada el joven campeón español Pol Espargaró (Derbi) fue capaz de marcar el más rápido registro en la más pequeña de las cilindradas y lo hizo con una suficiencia importante ante rivales de la talla del francés Mike di Meglio (Derbi), líder en la clasificación provisional del mundial, que se tuvo que conformar con la segunda plaza a casi cuatro décimas de segundo.