Público
Público

Rossi devora a los rivales en el camino hacia su octavo título mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Valentino Rossi volvió a casa para elevarse a la gloria. Lo hizo en el circuito de Misano, junto a su pueblo, y ayudado por la increíble serie de caídas de su gran rival, el australiano Casey Stoner, que encadenó su segunda carrera sin puntuar y ya cuenta con 75 puntos menos que el italiano.

A falta de cinco pruebas para el cierre del campeonato (Indianapolis, Japón, Australia, Malasia y Valencia), Rossi está a punto de proclamarse nuevamente como campeón del mundo después de dos años de sequía. Tan sólo una cadena de imprevistos podría apartarle de su octavo título: Stoner está obligado a recortarle 15 puntos en cada carrera. En Japón, Rossi ya podría coronarse.

Para celebrar su golpe de autoridad definitivo, escogió un escenario especial y una estadística ilustre. Ganó con autoridad en Misano, el primer circuito que pisó en su vida, con apenas nueve años, muy cerca de su casa de Tavullia, un circuito al que las motos regresaron en 2007 después de 14 años de ausencia. Su pueblo le nombró alcalde por un día y Rossi le brindó la victoria. La estadística también le encumbró. Ya tiene tantas victorias en la categoría reina como quien más había sumado, Giacomo Agostini.

"Me temo que no se lo ha tomado tan bien como cuando igualé a Ángel Nieto", explicó sonriente Rossi después de la carrera, el triunfo número 700 de Italia en la historia del Mundial el día en el que un italiano de 35 años, Loris Capirossi, batió otro récord, el de participaciones en grandes premios, un total de 277.

En su camino hacia el título, Rossi ha ido dejando rivales en la cuneta. Primero fue su compañero de equipo, el debutante Lorenzo, devorado por las caídas. Después Dani Pedrosa, con ocho podios en las nueve primeras carreras, pero sólo 14 puntos en las cuatro últimas pruebas.

Y después, el más afilado, el vigente campeón, Stoner, vencido en Laguna Seca y caído casi de manera definitiva en Brno y Misano pese a la extraordinaria punta de velocidad de su Ducati. Años atrás, fueron Sete Gibernau o Max Biaggi quienes se doblaron ante Rossi.

Por detrás de Rossi, la parrilla evoluciona a otro ritmo. Su compañero de equipo, Jorge Lorenzo, protagonizó un salto de calidad después de tres carreras aciagas. Regresó al podio, exprimió al máximo sus neumáticos Michelin después de los grandes problemas de Brno y sobre todo, recuperó la confianza que había perdido.

La carrera de Misano también abrió una nueva etapa deportiva para Dani Pedrosa. Después de tres años con Michelin, el piloto de Repsol rompió repentinamente con la marca francesa de neumáticos. Confirmó que a partir de Indianapolis (14 septiembre) correrá con Bridgestone.

La decisión desencadenó varias preguntas. ¿Por qué cambiar de gomas a falta de cinco carreras? ¿Hubiera sido capaz Pedrosa de atacar el subcampeonato con los neumáticos de Michelin? ¿Dónde empezaron realmente los problemas, después de un gran arranque de temporada? ¿Y quién es el auténtico responsable del cambio; el piloto, Honda o Repsol? Los próximos resultados ayudarán a responderlas.

Cuando se acerca el final de la temporada, existen pilotos que multiplican su rendimiento. Uno de ellos es Toni Elías. En las tres últimas carreras ha firmado sus tres mejores puestos de la temporada: séptimo en Laguna Seca, segundo en Brno y tercero en Misano. Con dos podios consecutivos, el piloto de Manresa se sintió fuerte para enviar un mensaje sobre su futuro. "Estoy libre, busco equipo y no me preocupa el dinero", proclamó como si de un anuncio por palabras se tratase.