Público
Público

Rouco alerta de los escraches sin mencionarlos y contra la codicia de los banqueros

El presidente de la Conferencia Episcopal reclama al Gobierno que cambie la legislación sobre el aborto y el matrimonio homosexual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, ha pedido que se protejan los bienes de la 'reconciliación, unidad y primacía de derecho' de España frente a conductas 'particularistas' que intenten aprovechar la 'difícil' situación actual para perseguir sus fines. De esta forma, según ha indicado, se vigilará 'que el delicado equilibrio de la paz social no sufra graves alteraciones que tendrían consecuencias negativas para todos'.

'Hemos de estar atentos a que no padezcan detrimento los bienes de la reconciliación, la unidad y la primacía del derecho, que se han podido tutelar en estos años de un modo suficiente, al amparo de las instituciones y mecanismos previstos en la Constitución de 1978, y con notable beneficio para el bien común', ha subrayado.

A su juicio, nadie debería aprovechar las dificultades reales por las que atraviesan las personas y los grupos sociales para perseguir ningún fin particular, por legítimo que fuere, que perdiera de vista los mencionados bienes superiores. 'Menos aún se podrá tolerar que tales conductas particularistas fueran realizadas por medios contrarios a los derechos fundamentales de nadie y a la legalidad vigente', ha subrayado en su discurso inaugural de la CI Asamblea Plenaria.

Además, Rouco Varela ha pedido a los responsables de la acción política y social que mantengan 'el espíritu de lealtad, concordia y respeto de la ley, de la ley civil y de la ley moral, sin los cuales su insustituible aportación al bien común quedaría en entredicho' y ha reclamado a los agentes de la vida económica en el mundo de las finanzas y de la empresa que 'huyan de la codicia y de la ambición desmedida, actuando siempre de acuerdo con los imperativos de la honradez y de la auténtica solidaridad'.

En esta línea, ha invitado a los medios de comunicación a ser 'fieles a la verdad de las cosas, sin ceder a la tentación de acentuar los problemas o de azuzar las diferencias, que una visión poco veraz y poco generosa podría alimentar en ellos, presionados tal vez por las dificultades económicas de las que también son víctimas'.

El presidente de la CEE se ha referido a la legislación sobre el aborto, el matrimonio o la enseñanza y ha lamentado que 'los pasos dados en estos meses hacia la resolución de estos graves problemas resultan todavía insuficientes'. 'Persiste la desprotección legal del derecho a la vida de los que van a nacer y persiste una legislación sobre el matrimonio gravemente injusta. Persiste la ausencia de protección adecuada para la familia y la natalidad, en especial para las familias numerosas. La calidad de la enseñanza sigue dejando mucho que se desear', ha denunciado. En este sentido, ha dicho que 'no es fácil entender' que aún no exista un anteproyecto de ley del aborto que contemple, no solo medidas jurídicas, sino también políticas de protección de la maternidad y el fomento de la natalidad.

Rouco ha reclamado, asimismo, la reforma urgente de la legislación sobre el matrimonio. 'No se trata de privar a nadie de sus derechos, ni tampoco de ninguna invasión legal del ámbito de las opciones íntimas personales', sino de 'restituir a todos los españoles el derecho de ser expresamente reconocidos por la ley como esposo o esposa'. El legislador -ha subrayado- 'también después de la sentencia del Tribunal Constitucional' es 'libre de legislar de modo justo reconociendo esos derechos de los ciudadanos y, en particular, de los niños' y ha insistido en que no se trata de algo que afecte solo a la vida privada de las personas, sino que 'está en cuestión la estructuración básica de la vida social'. 'Sobre el Gobierno y el legislador recae en este campo una grave responsabilidad propia y cierta, que no puede ser transferida ni eludida', ha advertido.

En lo que se refiere a la libertad de enseñanza, Rouco espera 'una legislación más justa' que reconozca 'el derecho fundamental que asiste a los padres en la elección de la formación ética y religiosa que desean para sus hijos'. 'La imposición de materias impregnadas de relativismo e ideología de género constituye una de las razones básicas del deterioro de la enseñanza en general', ha sentenciado.