Público
Público

Rouco: "La democracia funciona con la libertad y no con la imposición"

El presidente de la Conferencia Episcopal Española afirma que el crucifijo "no es un signo sólo religioso", sino "un signo de humanismo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Conferencia Episcopal Española y cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, lamentó hoy que el Congreso de los Diputados asumiera ayer la proposición de ERC para instar al Gobierno a la retirada de los crucifijos de las escuelas y recalcó que la democracia funciona 'con la libertad y no con la imposición'.

Al mismo tiempo, ha subrayado que confía en que esta decisión 'se quede a nivel de comisión' y no se lleve a efecto, puesto que 'se les priva a las familias y a los niños españoles en las escuelas del Estado el poder ver el signo más fundamental y característico de su fe, y de la fe que ha configurado su historia personal, la historia de sus familias, la historia de su pueblo'.

Asimismo, Rouco Varela apuntó que el crucifijo 'no es un signo sólo religioso'. 'Es un signo un humanismo que ha hecho transpirar al mundo entero con valores como el perdón o la misericordia', agregó.

También criticó el la forma en la que se ha tomado la dicisión, pues, en su opinión, 'la democracia funciona con la libertad y no con la imposición, facilitando que se puedan ejercer los derechos y no limitándolos'.

Así lo destacó durante su visita a la sede central de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), donde presidió la imposición de la Medalla de Oro de la institución académica al vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española y obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, quien fue 14 años profesor en la Facultad de Teología.

Por su parte, el obispo de Bilbao y vicepresidente de la CEE, monseñor Ricardo Blázquez, destacó que el crucifijo 'es un signo religioso, de nuestra historia y de nuestra cultura'.

'No es bueno que una sociedad olvide su historia'

'Tenemos que acoger nuestra historia, no es bueno que una sociedad olvide su historia, y además dos veces milenaria', dijo. En este sentido, expuso que 'la solución para la convivencia de una sociedad plural es el respeto y no el vacío'.

En cuanto a la polémica sobre la nueva Ley del Aborto, Blázquez incidió en que la vida empieza 'desde la concepción' y en que 'nadie tiene derecho a privar del derecho fundamental a un ser humano'.

Por otra parte, prelado mostró su satisfacción por la entrega de la Medalla de Oro de la Universidad Pontificia de Salamanca, donde estuvo 14 años impartiendo clases y recordó con cariño 'la relación tanto académica como personal con los estudiantes'. 'Fue un capítulo muy importante de mi vida que recuerdo siempre', concluó.