Publicado: 18.11.2013 11:54 |Actualizado: 18.11.2013 11:54

A Rouco Varela le preocupan la unidad de España, el aborto y el matrimonio gay

El presidente de la Conferencia Episcopal adelanta que pedirá a los gobernantes un "giro positivo" en la legislación de matrimonio y familia y aboga por mantener el Concordato de 1979

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Durante la conferencia inaugural de la CII reunión de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE), su presidente, Antonio María Rouco Varela, se mostró este lunes preocupado porque la "unidad de la nación española pudiera llegar a romperse". Al mismo tiempo, reclamó a los políticos que respeten las normas básicas de convivencia, "como es la Constitución".

Rouco Varela también expresó su intranquilidad porque las "heridas" causadas por el terrorismo a tantas víctimas y a la sociedad "no se curen en su raíz por el camino del perdón y de la misericordia buscada, aceptada y concedida de corazón".

Tampoco ocultó suzozobra por las "leyes injustas" que afectan al matrimonio y la familia. Una clara referencia al aborto y al matrimonio homosexual.

"Nos preocupa que la unión fraterna entre todos los ciudadanos de las distintas comunidades y territorios de España, con muchos siglos de historia común, pudiera llegar a romperse. La unidad de la nación española es una parte principal del bien común de nuestra sociedad que ha de ser tratada con responsabilidad moral", apuntó Rouco sobre el futuro del Estado.

"El egoísmo, que triunfa en la vida matrimonial y familiar de España tal vez como en ningún otro campo de las relaciones sociales"

Asimismo, puso de relieve la preocupación aún viva de los obispos por "el presente y futuro del matrimonio y de la familia" a cuyo empeoramiento contribuyen las "leyes injustas" como las del abnorto y el matrimonio homosexual. Rouco aseguró que los obispos solicitarán "con todo respeto e incansable insistencia" a los gobernantes "un giro positivo de la legislación y de la política sobre el matrimonio y la familia", que incluye "la problemática de la bioética y el derecho a la vida". 

Además, Rouco lamentó "el egoísmo, que triunfa en la vida matrimonial y familiar de España tal vez como en ningún otro campo de las relaciones sociales" e instó a combatirlo también "en el ámbito de la educación en general y, por supuesto, de la formación católica y de la atención pastoral matrimonial y familiar". 

Además, el cardenal-arzobispo de Madrid subrayó que en España las relaciones entre la Iglesia y el Estado están "suficientemente bien reguladas" por los Acuerdos firmados en 1979 entre la Santa Sede y el Estado, que, a su juicio, "reflejan fielmente" tanto los principios del Concilio Vaticano II como los de la Constitución Española.

La Conferencia Episcopal Española elegirá el próximo miércoles su nuevo secretario general y portavoz, en sustitución del obispo auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, que deja el cargo después de agotar los dos quinquenios consecutivos que permiten los Estatutos. Rouco Varela agradeció "sus muchos años de sacrificado servicio". "Que Dios se lo pague y le conceda seguir sirviéndole con la misma generosa entrega".

Rouco Varela también se refirió a la Beatificación de 522 mártires —que "se vieron dramáticamente inmersos en la noche del ateísmo del siglo XX"— en Tarragona para definir la jornada como "un domingo luminoso que hará historia". En esta línea, advirtió de "la cultura de la muerte que ensombrece los grandes logros del mundo moderno" y de "las ideologías inmanentistas del siglo XX" que "sembraron Europa y el mundo entero de millones de víctimas y de mártires" y que "no han cedido todavía el paso a un verdadero humanismo".