Público
Público

Rouco Varela señala que la causa de la crisis es "el olvido de Dios"

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española pide "un cambio de vida en la relaciones familiares y profesionales"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, ha señalado este martes que la causa más profunda de la crisis 'no es otra que el olvido de Dios'.

Con motivo de la fiesta del Corpus Christi, el Día de la Caridad, que se celebrará este domingo, Rouco Varela ha hecho pública una carta en la que dice que el ambiente social 'sigue marcado por la preocupación por el futuro, el paro y las consecuencias de la crisis económica' pero precisa que 'las causas de esta crisis no son de carácter exclusivamente económico ya que en su origen también hay causas de naturaleza ética, moral y espiritual'.

Pide un profundo examen de conciencia, tras el cual 'será necesario en muchas ocasiones un cambio de vida y de conducta en las relaciones familiares, profesionales, sociales, económicas, políticas y culturales, de forma que cada uno haga un uso más justo, más humano y más fraterno de la libertad personal'.

'La causa más profunda de esta crisis, la razón última de lo que nos sucede no es otra que el olvido de Dios. Sin embargo, Cristo, por su misericordia infinita, acude una y otra vez a nuestro encuentro', ha apostillado.

Este domingo la Iglesia celebra el Corpus Christi con el lema 'Cristo está aquí'. Como viene siendo tradicional, el cardenal Rouco Varela, presidirá una Vigilia Eucarística en la Catedral que dará comienzo a las 21,00 horas del sábado.

Al día siguiente, domingo 2 de junio, celebrará una solemne Eucaristía a las 19,00 horas en la Plaza de la Almudena. Al finalizar la Misa dará comienzo la Procesión con el Santísimo por las calles de la ciudad. El recorrido previsto para este año es el tradicional, con salida desde la Plaza de la Almudena, pasando por las calles Bailén, Mayor y Sol, donde el Cardenal impartirá la Bendición con el Santísimo.