Público
Público

"Rouco y Gallardón, especulación"

Cientos de madrileños se manifiestan para pedir la paralización del 'minivaticano' aprobado por el alcalde conservador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de 7.000 madrileños tomaron ayer el centro histórico de la capital para reivindicar las zonas verdes y los espacios públicos del Parque de la Cornisa, donde el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y el cardenal Antonio María Rouco Varela tienen planeado construir su polémico minivaticano, un grupo de edificios eclesiásticos.

Convocados por la Asociación de Vecinos de la Cornisa-Vistillas, una agrupación ciudadana que lleva luchando por la preservación de la zona más de 20 años, los manifestantes mostraron un espíritu cívico y reivindicativo incluso cuando marcharon frente a la sede del arzobispado que dirige Rouco, la Catedral de la Almudena, punto álgido de la concentración.

Allí, los manifestantes mostraron su rechazo al plan urbanístico cantando lemas como 'Aquí está Alí Babá', 'Menos sermones y más condones', 'La Iglesia sisa hasta la Cornisa', 'Menos curas y más cultura', 'Menos misa y más Cornisa'. Todas estas rimas estuvieron convenientemente acompañadas por las festivas melodías de una charanga.

Los vecinos contaron para su protesta con el apoyo de numerosas asociaciones y colectivos, como Patrimonio Nacional, Ecologistas en Acción, WWF/Adena, la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), el Colegio de Arquitectos de Madrid, el Círculo de Bellas Artes, Europa Laica, la Federación Internacional de Ateos, el Ateneo de Madrid y las asociaciones de padres de alumnos de todos los colegios e institutos de la zona.

Los convocantes también contaron con el apoyo de conocidos artistas y activistas como Pilar Bardem, Willy Toledo, Toni Poveda (FELGTB) y destacados dirigentes del PSOE local, como Pedro Zerolo y David Lucas. Al final de la marcha, los manifestantes disfrutaron de actuaciones musicales, con bandas y cantautores locales, con El Gran Wyoming como maestro de ceremonias. El presentador de televisión y columnista de Público anunció una serie de conciertos periódicos en ese mismo lugar, junto a la iglesia de San Francisco el Grande, hasta que lleguen 'las palas y las excavadoras'.

El conflicto del minivaticano surgió cuando la Iglesia planteó al municipio la construcción de un complejo urbanístico propio en este histórico lugar. El Ayuntamiento cedió allí a la Iglesia casi 25.000 metros cuadrados de zonas verdes y suelo público, que posteriormente ha recalificado para permitir al arzobispado la edificación de su Ciudad de la Iglesia. El pasado 27 de febrero, Gallardón aprobó en el pleno municipal la construcción de este complejo que acabará con cientos de árboles y un paisaje emblemático de la capital.