Público
Público

Rousseff sigue como favorita en los sondeos y Serra se aferra a los verdes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La oficialista Dilma Rousseff volvió a despuntar hoy como clara favorita para la segunda vuelta electoral en Brasil, mientras que el opositor José Serra busca apoyos en el Partido Verde (PV), tercero en el primer embate del pasado día 3.

Según un sondeo de la firma Vox Populi, si los comicios fueran hoy la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) sería elegida presidenta en la segunda vuelta del próximo día 31 con un 51% de los votos, contra el 39% que obtendría el abanderado del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

La encuesta situó la tasa de electores indecisos en un 4% y dijo que quienes manifestaron su intención de votar en blanco representan un 6% del padrón electoral.

Vox Populi apuntó que, al excluir los votos en blanco y nulos, que se descartan en el escrutinio oficial, Rousseff escala al 57%, mientras que Serra llega al 43%.

El sondeo, aunque le atribuye a Rousseff una ventaja más amplia que otras, ratifica en líneas generales el resultado de los sondeos conocidos desde el pasado día 3, cuando la abanderada del PT ganó la primera vuelta con 46,9%, frente al 32,6% que alcanzó Serra.

Para remontar la cuesta, el candidato del PSDB se ha esforzado en las últimas dos semanas por acercarse a los verdes, cuya candidata presidencial, Marina Silva, quedó tercera en la primera vuelta, con un 19,6%.

El pasado sábado, el PV decidió mantenerse neutral de cara a la segunda vuelta y liberó a sus dirigentes para apoyar a Rousseff o Serra, mientras que Silva optó por desmarcarse de ambos.

Tras ese anuncio de neutralidad, Serra logró el respaldo de dos de los fundadores del PV, Fernando Gabeira y Fabio Feldman, quienes el pasado día 3 fueron derrotados como candidatos a gobernadores de Río de Janeiro y Sao Paulo, respectivamente.

Rousseff, por su parte, se presentó la noche de este lunes junto a decenas de intelectuales, entre quienes estaba el teólogo Leonardo Boff, entusiasta partidario de Silva y de los verdes en la campaña para la primera vuelta.

Aunque la apuesta de Serra en busca de apoyo verde es más fuerte, los analistas dudan del peso real de los ecologistas en el universo electoral brasileño.

Si bien Marina Silva tuvo casi 20 millones de votos en la primera vuelta de las presidenciales, el PV sufrió un descalabro en las parlamentarias y regionales, en las que subió de 13 a 15 su representación entre los 513 diputados, pero no logró escaños en el Senado y sus candidatos a gobernador fueron todos derrotados.

"Los votos son de Marina, no del PV, cuyo papel como partido ha sido demasiado inflado en este proceso", indicó hoy a Efe el analista político Carlos Lopes, de la firma Santafé Ideas.

Lopes recordó que Silva se afilió al PV el año pasado, tras 30 años de militancia en el PT, y que incluso fue ministra de Medio Ambiente en el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, mentor de la candidatura de Rousseff.

Según el analista, Marina Silva, y no el PV, arrastró a muchos votantes de centro o de izquierda no convencidos con Rousseff, que en la segunda vuelta no apoyarán de ningún modo a Serra, que es percibido en estas elecciones como la imagen de la "derecha".

Lopes admitió que el candidato opositor tiene "obviamente apoyos a ganar", aunque consideró "muy difícil" que se modifique el rumbo trazado el pasado día 3, pues a Rousseff le basta con sumar un 4% a la votación que obtuvo en la primera vuelta.

En ese escenario, "la neutralidad del PV y de Marina Silva le es mucho más útil a Rousseff que a Serra", indicó.

Los dos candidatos aún tienen por delante diez días de campaña para intentar sumar electores antes del definitivo embate del día 31.

Pero según dijeron fuentes del comité de Rousseff, quien también aparecerá "y con fuerza" en el último tramo de la campaña será Lula, que durante las dos últimas semanas redujo su exposición junto a su candidata.

En opinión de Lopes, ese posible "empujón" de Lula a Rousseff en la fase final de la campaña puede ser definitivo para confirmar el favoritismo que todas las encuestas le han dado a la abanderada del PT desde junio pasado.