Publicado: 16.04.2013 14:43 |Actualizado: 16.04.2013 14:43

RTVE fuerza la dimisión de su subdirectora de informativos por elaborar una "lista negra"

Cecilia Gómez presenta su renuncia al cargo tras enviar un email por error al Consejo de Informativos en el que se descalifica al mismo, se desconfía de la tendencia ideológica de profesionales de TVE y se denuncia una conspiraci&o

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las listas negras existen en RTVE. Y los espías al servicio del Partido Popular, parece que también. Esta es la principal conclusión que puede extraerse del error garrafal que ha cometido Cecilia Gómez, hasta hoy directora de Gestión de Informativos de TVE, quien ha enviado por error un correo electrónico al Consejo de Informativos en el que se descalifica a miembros del propio órgano de representación de los trabajadores y se denuncia una supuesta conspiración para torpedear la labor de la dirección de informativos. Por lo que se deduce del nombre del documento 'Consejo de Informativos de TVE para Charo' el destinatario real del mismo era Rosario López Miralles, miembro del Consejo de Administración de RTVE a propuesta del Partido Popular.

Los hechos son los siguientes. Cecilia Gómez, ya exdirectora de Gestión de Informativos de TVE tras presentar su dimisión en el día de ayer y ser aceptado por Julio Somoano, envió un correo electrónico al Consejo de Informativos este fin de semana en el que informaba de un nuevo nombramiento en la delegación del País Vasco. Hasta ahí todo normal. El correo, sin embargo, incluía un documento adjunto bajo el título Consejo de Informativos de TVE para Charo. Otro hecho: Cecilia Gómez era asesora de Rosario López Miralles en el Consejo de Administración de RTVE hasta que fue nombrada directora de Gestión de Informativos.

El documento, al que ha tenido acceso Público, analiza el perfil ideológico de los miembros del propio Consejo y denuncia una supuesta conspiración de varios trabajadores de la televisión pública y de su órgano de representación para torpedear la labor de la dirección de informativos desde el Consejo de Informativos. Algunos trabajadores son calificados como miembros del “comando Rubalcaba”, otros obedecen a la “disciplina de un sindicato o de un partido”.

Así, el documento arranca denunciando una reunión entre Miguel Ángel Sacaluga, miembro del Consejo de Administración de RTVE a propuesta del PSOE, y varios miembros del Consejo de Informativos como Yolanda Sobero, Teresa Rodríguez y Josefa Rodríguez Voces en la que, supuestamente, habrían hablado sobre cómo repartir los votos durante las pasadas elecciones al Consejo de Informativos.

“En comparsa con CCOO han organizado el reparto de voto. Salvo [Yolanda] Sobero que sale siempre y [Xabier] Fortes que la gente le vota porque al menos saben quién es (popularidad), a la mayoría no los conocen ni en su casa a la hora de comer (…) Sin embargo gente absolutamente desconocida ha obtenido voto en centros territoriales o en Prado del Rey. Es absurdo y directamente increíble. Esos votos sólo obedecen a un reparto ordenado y estructurado del voto y a una disciplina sindical o de partido.”, recoge el documento, que acusa al PSOE y a los sindicatos de estar detrás de la distribución de votos para obtener el “resultado esperado y en el orden esperado”.

El correo electrónico también recoge graves acusaciones contra el Consejo de Informativos, el órgano de representación de los trabajadores de los servicios informativos, a quien tilda de “monocolor, militante de izquierdas y con vinculación sindical”.

La reacción de los aludidos en el correo electrónico no se hizo esperar. El Consejo de Informativos  remitió “inmediatamente” una carta al presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, y al director de Informativos de TVE, Julio Somoano, en el que se pedía la dimisión de Cecilia Gómez, por considerarla "invalidada" para el cargo de directiva de Informativos. La dimisión de Gómez se produjo de inmediato.

Fuentes de la redacción consultadas por Público señalan que el documento es una “prueba inescrutable” de que la “dirección tiene marcada a los trabajadores” según la ideología que ellos creen que tienen. “Algunos de los trabajadores citados en el informe como Teresa Rodríguez fueron cesados de sus puestos de dirección nada más llegar la nueva directiva”, explican a periódico fuentes internas de RTVE, que señalan que resulta “insoportable” que la dirección de informativos haga informes con la filiación sindical de sus trabajadores. “Es una caza de brujas”, aseguran otras fuentes.

Fuentes de los trabajadores consultadas por Público no tienen dudas de que el destinatario real del correo electrónico era Rosario López Miralles, miembro del Consejo de Administración de RTVE a propuesta del Partido Popular. A favor de este argumento dos datos. Uno, el documento lleva el nombre de Charo. Dos, Cecilia Gómez, como ya se ha indicado, trabajó para López como asesora hasta su nombramiento en la directiva de RTVE.

“La relación entre la actual dirección de informativos y el Partido Popular está más que probada. Primero se cargaron la ley que obligaba a pactar al presidente de RTVE y después pusieron a sus personas de confianza en mandos directivos. Este es el caso de Cecilia Gómez. ¿Qué méritos tenía Gómez si no haber trabajado para la consejera del PP?”, se pregunta esta fuente, que apunta ahora más lejos: “Quieren acabar con la independencia del único núcleo de libertad que queda en la actual RTVE: el Consejo de Informativos”.

El origen de esta nueva polémica en RTVE se sitúa en las elecciones al Consejo de Informativos que se celebraron el pasado mes de enero y el conflicto que tuvo lugar entre la dirección de los servicios informativos de TVE y el propio Consejo para elaborar el censo de los trabajadores con derecho a voto en las elecciones.

Cecilia Gómez fue entonces la delegada de la dirección de informativos en la comisión electoral y trató de triplicar el censo de los trabajadores con derecho a voto bajo la fórmula de eliminar el requisito de el trabajo del elector estuviera relacionado con los servicios informativos. De esta manera, la práctica totalidad de los trabajadores de TVE tendrían derecho a voto al Consejo de informativos independientemente de que su labor profesional estuviera vinculada a la información.

La maniobra de la dirección fue entendida por el Consejo de informativos como un intento de menoscabar la labor de control interno que debe ejercer el órgano de representación de los trabajadores y “desdibujar su función de supervisar la buena praxis periodística”.

Según las fuentes consultadas por Público, esta nueva polémica y el documento adjuntado por error tendrían por objetivo el mismo fin que el intento de ampliar el censo: “deslegitimar el Consejo de informativos” y acabar con el único “reducto que no controlan”. “El único objetivo posible de este documento privado es tratar de dibujar un Consejo de informativos escorado para quitarle legitimidad y acabar con él”, han asegurado estas fuentes.

El Consejo de Informativos y el director de los servicios informativos, Julio Somoano, mantuvieron una reunión en la tarde del martes para tratar de solucionar este nuevo conflicto abierto entre los dos frentes. La posición del Consejo fue rotunda: Somoano debe condenar el documento.

Asimismo, el órgano de representación considera que el documento enviado por error por parte de Cecilia Gómez "atenta contra el buen nombre de muchos profesionales" y es "impropio" de un cargo directivo de TVE ya que hace consideraciones "difamatorias y de carácter políticos".