Público
Público

Rubalcaba dice que "250.000 vidas son 250.000 buenas razones para seguir trabajando"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado hoy que las 250.000 vidas perdidas en las carreteras desde la creación de la DGT y de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en 1959 son "250.000 buenas razones" para reforzar el compromiso de mejorar la seguridad vial en España.

En el acto de conmemoración del 50 aniversario de la DGT y de la Guardia Civil de Tráfico, Pérez Rubalcaba ha agradecido, en nombre de todos los españoles, la "dura y peligrosa" labor de los agentes que "trabajan cuando los demás veranean y tanto si llueve como si nieva".

Tras rendir homenaje a los 311 agentes fallecidos en acto de servicio desde 1959, el titular de Interior ha remarcado que la mejora de las cifras de siniestralidad sólo ha sido posible después de que los españoles se hayan dado cuenta de que no se trataba de una "maldición" y de que los accidentes se pueden evitar.

"Queda mucho trabajo por hacer", ha reconocido Rubalcaba que ha insistido en que las más de 3.000 personas que fallecen cada año en los accidentes, así como los miles de heridos, son un estímulo para seguir trabajando.

En un sentido acto, celebrado en el Palacio de Congresos de Madrid, y al que han asistido varios centenares de agentes y funcionarios de la DGT, Rubalcaba ha hecho entrega de la medalla al Mérito a la Seguridad Vial al Hospital de Parapléjicos de Toledo y a la Fundación Guttmann, dos instituciones dedicadas al cuidado de lesionados medulares y neurológicos.

El ministro ha agradecido su labor "para enseñar a los heridos de tráfico que se puede empezar una nueva vida".

Tras recoger el galardón, el gerente del Instituto Guttmann, José María Ramírez, ha llamado la atención de los poderes públicos sobre las necesidades de los heridos con traumatismo craneoencefálico que "cada vez son más porque gracias a la mejora de la asistencia médica ha aumentado la supervivencia".

En el homenaje, al que también han asistido el director general de Tráfico, Pere Navarro, y el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, también se ha descubierto una placa en honor a los agentes de la Agrupación de Tráfico fallecidos en el desempeño de su trabajo desde su fundación, el último, el pasado 15 de junio en Mallorca.

Francisco Javier Velázquez ha remarcado que la Guardia Civil de Tráfico es una institución "innovadora y respetada por los ciudadanos" que ha realizado un trabajo "brillante e inmenso" en los últimos cincuenta años.

Medio siglo en el que los agentes -ahora más de 10.000 efectivos- han realizado más de 24 millones de servicios, 6.000 millones de kilómetros recorridos y alrededor de 20 millones de auxilios y servicios humanitarios, más de un millón sólo en el último año.

Por su parte, Pere Navarro ha recordado a sus once predecesores en el cargo en la DGT, "sólo soy un pequeño eslabón", ha dicho, y ha ironizado sobre la velocidad media en la ciudad de Madrid que sigue siendo de 10 kilómetros desde principios del siglo XX.

Pese a todo, desde 1959 las cosas han cambiado bastante, y el índice de mortalidad en accidente de tráfico es hoy unas veinte veces menor que entonces.

En aquel año murieron 1.678 personas en las carreteras -poco más de 3.000 el año pasado- a pesar de que el parque de vehículos era casi 40 veces inferior al actual.

La seguridad vial ha estado presente en la sociedad española, con la velocidad, el alcohol, el cinturón de seguridad y el casco como protagonistas de las campañas informativas de la DGT que comenzó su labor en 1959, cuando sólo había un millón de vehículos matriculados.

Lemas tan populares como "Si bebes no conduzcas" o "Las imprudencias se pagan" han copado las pantallas de televisión y de ahí han pasado a la conciencia colectiva, acostumbrada ya a los controles de alcoholemia, los radares, el carné por puntos, las multas, el código penal y si se reincide, la cárcel.