Público
Público

Rubalcaba dice que los políticos no deben tener privilegios, ni con crisis ni sin ella

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha señalado que los políticos únicamente deben percibir un sueldo y rechaza que tengan privilegios tanto en épocas de crisis como de bonanza.

Rubalcaba ha hecho estas manifestaciones al canal "Elecciones Generales 2011", de YouTube y Efe, al contestar a las seis preguntas más votadas por los internautas de las más de 750 planteadas en esta plataforma de información electoral.

Pregunta.- ¿Estaría dispuesto a implantar medidas de ahorro, como la supresión del Senado o las diputaciones provinciales, y a apoyar la reducción de los altos cargos y de los elevados sueldos que perciben?

Respuesta.- Hay que hacer un plan de ahorro muy estricto en las administraciones públicas, en primer lugar evitando duplicaciones. La más descarada que existe en nuestra administración son las diputaciones, que son una cuarta administración que está en el medio, entre las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

Cuando las CCAA no tenían desarrollo o no se habían desarrollado, tenían sentido. Ahora ya no, ahora es una administración que puede suprimirse y, naturalmente, los funcionarios tienen que pasar al ayuntamiento o a las comunidades porque no se les puede quitar el puesto de trabajo.

Hay que reducirlas extraordinariamente y dejar un consejo de alcaldes para preocuparse de los pequeños municipios; en conjunto, lo que hacen actualmente lo pueden hacer las comunidades y los ayuntamientos.

P.- En la actual crisis económica, ¿a cuál de los privilegios de los que disfruta la clase política española -pensiones vitalicias, coches oficiales, dobles sueldos- estaría dispuesto a renunciar?

R.- Privilegios para la clase política no debe haber ni con crisis ni sin crisis, no tiene que haber privilegios y, por lo tanto, donde los haya hay que quitarlos, ahora y mañana, aunque la economía vaya bien.

Yo llevo en el programa una medida que es muy interesante en ese sentido, establecer con rotundidad que cada político solo va a cobrar un sueldo. Es evidente que un político puede estar en distintas administraciones. Por ejemplo, nuestro Senado está pensado para que haya diputados autonómicos que se incorporen al Senado porque representan a la comunidad autónoma, pero eso no debe significar doble sueldo, ni siquiera una gratificación, nada.

Cada político, un sueldo. Por ahí deberíamos empezar.

P.- ¿Ve justo que un diputado, por ocupar su cargo unos pocos años, tenga derecho a cobrar el cien por cien de la jubilación y el resto de la población tenga que trabajar hasta los 67 años para poder retirarse?.

R.- Esta es una medida que se puso al comienzo de la democracia; creo -porque yo no estaba allí- que el sentido que tenía era dar una salida a la gente que venía del exilio y que no había podido cotizar y había pasado muchos años fuera y llegaba muy mayor al Congreso de los Diputados y se iba a jubilar.

Ahora se ha hecho un reglamento objetivo que lo que hace es reconocer algunas situaciones especiales de quienes, en todo caso, para jubilarse deben hacerlo en su régimen ordinario -normalmente la Seguridad Social-, y al que se han acogido en el Congreso 70 diputados de un total de 3.600 que han pasado en democracia.

En todo caso, está perfectamente reglamentado y a quien quiera verlo le remito a la página (web) del Congreso, donde se explican perfectamente en qué condiciones se dan ese tipo de complementos.

P.- ¿Por qué mi voto cuenta más o menos según la zona de España en la que viva, o según el partido al que vote? ¿Propone algún cambio legislativo para esta situación?

R.- Son dos cosas distintas. Lo de la zona no tiene arreglo y voy a poner un ejemplo. Es evidente que si Ávila tiene que tener al menos dos diputados, pues o Madrid tiene 200 o hay un desequilibrio. Hay unas zonas poco pobladas que tienen que tener un mínimo de representación, lógicamente desde el punto de vista de las personas están sobrerrepresentadas. Un diputado en Ávila es mucho más barato, entiéndame bien, que en Madrid, y eso no tiene arreglo.

Otra cosa distinta son los partidos. Soy partidario de avanzar hacia un sistema más proporcional; no es fácil, y no es fácil porque entre otras cosas hay provincias de tamaño muy pequeño que tienen que tener representación y eso ya quiebra la proporcionalidad, pero me parece que es una propuesta que debemos considerar y, de hecho, en el programa, nosotros llevamos justamente eso, la intención de tratar con el resto de los partidos y acordar fórmulas para que haya una mayor proporcionalidad; eso si, admitiendo que desde el punto de vista territorial hay cosas que no tienen solución.

P.- ¿Por qué se consiente a los bancos que han recibido ayudas públicas que concedan jubilaciones millonarias a sus directivos? ¿Qué solución propone su partido a este tipo de abusos?

R.- En primer lugar, me parece una inmoralidad. El problema es que las jubilaciones se han concedido antes de que esos bancos tuvieran ayudas públicas y, por eso, habría que darle a la medida un carácter retroactivo; eso, desde el punto de vista jurídico, no es fácil, pero desde el punto de vista político es evidente que es una inmoralidad que alguien que ha llevado a una caja de ahorros si no a la ruina, si a una situación difícil con su mala gestión, encima se coloque unas jubilaciones millonarias.

Creo que la solución es que, primero, las comunidades autónomas estén mucho más encima de las cajas porque es su obligación, y segundo, darle al Banco de España competencias para impedir este tipo de cosas, que son sencillamente tropelías que a la gente le indignan y a mi me indignan también.

P.- ¿Cómo piensa solucionar el grave problema que atraviesan los autónomos y las pymes, que están cerrando por la falta de ayudas públicas y por la asfixia a la que las someten las distintas administraciones por el impago de facturas?

R.- Creo que la forma de abordarlo es que las administraciones paguen sus facturas. Sé que hay propuestas encima de la mesa sobre el IVA o sobre los impuestos municipales que tienen su lógica. Que alguien pague a un ayuntamiento un impuesto cuando el ayuntamiento no le paga su factura, pues ciertamente es llamativo y eso hay que corregirlo.

El problema de fondo no es arreglar los impuestos sobre el IVA, que no es más que un alivio, sino que los ayuntamientos y las comunidades paguen sus facturas como hace, por cierto, el Estado, y, para ello, se ha puesto en marcha un sistema a través del ICO que creo debe funcionar: el ICO presta un dinero para que los ayuntamientos paguen y ese sistema está en marcha, lo que hay que hacer es acelerarlo, pero es evidente que es una situación insostenible.