Público
Público

Rubalcaba se lanza a por el voto joven decepcionado por la crisis económica

El candidato del PSOE esboza medidas para atajar el desempleo juvenil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con un lazo blanco en la solapa como muestra de condolencia por el atentado en Noruega y en un ambiente poco festivo el acto estuvo a punto de suspenderse, el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, hizo un llamamiento a los jóvenes para que ahuyenten el 'pesimismo' y 'vuelvan a confiar en el futuro'. Este, pronosticó, no va a ser como el presente en el que este grupo lo 'está pasando muy mal', pronosticó.

Ante una nutrida representación de las Juventudes Socialistas del PSOE, que celebraran su Comité Federal, el candidato socialista admitió que hay motivos para el desánimo entre los jóvenes, muy golpeados por la crisis y con una alta tasa desempleo (supera el 40%). 'Hay una desesperanza comprensible', subrayó Rubalcaba, que enunció a continuación las líneas de actuación en las que tendrán que trabajar los socialistas para atajar el problema.

En este sentido, el candidato del PSOE advirtió de que 'para hacer un programa serio', tarea en la que está inmerso el partido, primero es necesario 'elaborar un catálogo' de las situaciones de desempleo, que sirva para hacer propuestas 'ambiciosas, pero realistas' y específicas. Porque, añadió, devolver al mercado laboral a un joven que abandonó los estudios para trabajar y que ahora no tiene ni empleo ni formación, es diferente que hacerlo con uno que está formado y busca su primer empleo.

El dirigente socialista dibujo dos esquemas para intentar atacar estos problemas. Para los 'cientos de miles de jóvenes que no van a volver a los institutos a estudiar' y que se han quedado sin empleo, apuntó Rubalcaba, la solución es aprender trabajando. Esto, remarcó, no tiene que ver con la 'formación dual' que propugnan algunas comunidades, ni significa reformar la Formación Profesional (FP). Se trata, explicó, de 'montar algo específico con el esquema aprendizaje-empleo'. Así, apremió a no tocar la FP, que 'nos ha costado 20 años' y que a su juicio funciona bastante bien. No obstante, no concretó cuál sería la fórmula.

Para aquellos que tienen formación, pero no han conseguido acceder al mercado laboral todavía, el candidato subrayó que 'la primera oportunidad se la tienen que dar los poderes públicos'. Ahora bien, este ejercicio necesita también que se haga 'un esfuerzo con el sector privado'.

Rubalcaba enumeró varias lecciones que se pueden extraer de esta crisis, de la que dijo 'empezamos a ver la luz al final del túnel'. Entre ellas, que no se pueden construir 800.000 viviendas o endeudarse todos a la vez, y que 'el abandono escolar prematuro es un desastre'. Con casi un millón de jóvenes sufriendo los efectos de esa salida precipitada del sistema educativo y en el marco de la actual sociedad del conocimiento, el dirigente socialista pidió a las familias que 'no caigan en la tentación' de que sus hijos dejen los estudios por un trabajo. 'Es pan para hoy y hambre para mañana', remachó.

El candidato también puso de relieve varias reflexiones sobre la juventud como periodo de la vida con 'identidad propia', no como una etapa de tránsito, a la que hay que acercarse desde el respeto. 'Los jóvenes no quieren consignas sino debates francos y maduros', sostuvo Rubalcaba, ante su auditorio.

A las Juventudes Socialistas a las que ha copiado el eslogan 'Que nadie quede atráse_SDRq, les pidió su apoyo. 'Escuchemos lo que los jóvenes están pidiendo, hagamos un buen programa y expliquémoslo', reclamó el dirigente socialista, antes de quedarse a solas para responder a sus preguntas. Sin cámaras.