Público
Público

Rubalcaba plantea una nueva ley: "Un político, un sueldo"

Propone un pacto para reducir los cargos públicos sin fomentar el bipartidismo ni mermar la representatividad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mariano Rajoy evita concretar sus propuestas hasta en la convención programática del PP y Alfredo Pérez Rubalcaba apenas deja pasar una cita sin anunciar nuevas iniciativas. Hoy no fue la excepción. También el PSOE ha aplazado, hasta el sábado, la aprobación definitiva de su programa, pero su candidato aprovechó la convocatoria del Comité Federal que debía ratificar las candidaturas y la congregración de todos sus cabezas de lista para anticipar nuevos compromisos.

El programa del PSOE incluirá la propuesta de regular, por ley, que ningún político pueda cobrar más de un sueldo la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, llegó a acumular ingresos procedentes de tres entidades públicas: el Senado, las Cortes de Castilla-La Mancha y el PP. 'Un político, un sueldo. Lo voy a defender a capa y espada', dijo Rubalcaba, con un argumento más ético que económico: 'No hay nada tan importante como representar a los ciudadanos de tu país en el Parlamento'.

La segunda propuesta que lanzó este sábado reconoció que la ha copiado de Mariano Rajoy, sin que le duelan prendas por ello. Rubalcaba se mostró de acuerdo con su antagonista en la conveniencia de 'revisar toda la estructura política' de España, para 'adelgazarla y hacerla menos costosa', mediante 'un gran acuerdo' que afectaría al Congreso, el Senado, las comunidades autónomas, las diputaciones cuya supresión defiendey los ayuntamientos. Todos los cargos públicos, en definitiva.

El candidato socialista fue un poco más allá que el conservador y anticipó dos condiciones para el acuerdo: que se respete la proporcionalidad, 'porque no vamos a hacer más bipartidista lo que, según algunos, ya lo es mucho'; y que no se vea mermada la representatividad, porque siendo el propósito la austeridad, 'la mayoría de los concejales no cobran, sólo representan', y no desea 'dejar que vuelvan los caciques a los pueblos'.

Rubalcaba señala a Esperanza Aguirre como la 'punta de lanza' de Rajoy

De paso, arremetió contra 'los sueldazos' de directivos en cajas de ahorro que han tenido que ser rescatadas, ya que son 'innobles' y, además, 'causan alarma social'. Frente a los intentos del PP de responsabilizar al Banco de España, al que atribuye competencias para haber impedido unos pagos de los que debía tener conocimiento, el candidato socialista sostuvo que los responsables los tiene Rajoy 'en casa', dado que los gobiernos autonómicos en este caso de Galicia y País Valencià tienen la tutela sobre estas entidades y la responsabilidad sobre sus órganos de gobierno.

Al socaire del escándalo de las pensiones millonarias que se adjudicaron directivos que han llevado a esas entidades financieras a la ruina, alabó la decisión de que las pérdidas que provoquen sean costeadas por el Fondo de Garantía de Depósitos. 'Es una gran decisión del Gobierno que bancos y cajas se paguen su reestructuración', dijo el candidato, que pasó por alto la más reciente decisión de ceder la base de Rota para integrar a España en el escudo antimisiles promovido por EEUU.

Zapatero reclama al PSOE que defienda 'con convicción' su gestión de la crisis

Rubalcaba, que también insinuó alguna medida para acometer el déficit tarifario de las compañías eléctricas del que se habla 'poco', pero penaliza mucho al consumidor,planteó la cita electoral del20-N como 'una encrucijada'. Y ante ella, advirtió de que se abren 'dos caminos': uno a la izquierda, 'de seguridad colectiva frente a la incertidumbre'; y otro a la derecha, 'autoritaria en lo política y libérrima en lo económico'.

En este punto, sostuvo que la derecha 'ya ha perdido el miedo' por sus vínculos ideológicos con el neoliberalismo de Margaret Thatcher y George Bush, que situó en el origen de la crisis, 'y también aquí se están descarando, cada vez más'. Como 'avanzadilla' y 'punta de lanza', identificó a la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre.

Ante su indefinición programática, subrayó que del PP 'intranquilizan mucho más sus silencios que sus afirmaciones', los 'depende' de Mariano Rajoy. De él dijo también, haciendo gala de ser hijo de piloto, que actúa justo al contrario de como debe hacerse en medio de una tormenta: 'Con el piloto automático'.

La intervención de Rubalcaba estuvo precedida por el 'gracias, otra vez' de Zapatero. El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE habló sólo 15 minutos, pero le bastaron para enumerar los principales hitos de su legado, 'cambios que difícilmente tienen marcha atrás', y a cuya defensa emplazó a su partido.

'La crisis se superará y recuperaremos el empleo, antes o después. Pero las leyes que hemos hecho son un patrimonio colectivo y van a quedar ahí. Tenemos que explicarlas y defenderlas. Deben contar, a pesar de la gravedad de la crisis. Hoy, más que nunca, hay que defender esos avances para que tengamos un respaldo mayoritario', sostuvo Zapatero ante los cabezas de lista del PSOE.

Pero el presidente no limitó su reclamación a la reivindicación de la extensión de las políticas sociales, los derechos y libertades, sino que la hizo extensiva a su controvertida gestión de la crisis económica. Así, pidió al PSOE que afronte la campaña electoral no sólo con esa defensa explícita y con las 'buenas maneras' que convirtieron su talante en un proyecto político.

También reclamó a todos los candidatos de su partido que hagan la campaña con 'convicción en la defensa de cómo hemos abordado esta crisis', una demanda que entorpece la estrategia de Rubalcaba de poner el foco en el futuro y que refuerza el contorno de Zapatero como un nuevo jarrón chino, a pesar de todos sus esfuerzos por evitarlo.

Su sustituto como cartel electoral del PSOE tomó el testigo de la palabra agradeciéndole 'la lección de defensa de los intereses generales que no vamos a olvidar', y pasó a otras cosas. Entre ellas, a insistir en que el problema de la deuda 'lo tenemos que resolver', pero 'no podemos quedarnos ahí, porque el fondo del problema es conseguir que se regulen los mercados que a su libre albedrío nos han conducido a una crisis como no ha conocido la Humanidad'.