Público
Público

Rubalcaba prevé 2.500 millones de ingresos en nuevos impuestos

El candidato del PSOE garantiza que los tributos para bancos y ricos no afectarán a las clases medias y los trabajadores. La recaudación se destinará a crear empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cifra es 2.500 millones de euros. Esto es lo que Alfredo Pérez Rubalcaba calcula que se ingresará en las arcas del Estado si el Gobierno aplica las dos reformas de la política fiscal que el PSOE incluirá en su programa electoral, cuyo borrador presentará hoy el candidato a la Ejecutiva federal, diputados y senadores.

Rubalcaba adelantó ayer el dato de recaudación que ha calculado su equipo en una entrevista en la Cadena Ser, durante la que aseguró de modo tajante que la reforma fiscal que plantea no va a 'tocar' ni a los trabajadores ni a las clases medias. Los ingresos adicionales se obtendrían mediante la creación de dos nuevos impuestos: uno para la banca y otro para las grandes fortunas. Del primero se prevé obtener algo más de mil millones y del segundo, más de 1.400 millones, un dinero que en ambos casos se destinaría a financiar programas de empleo. El gasto presupuestado para este año por el Estado en programas de fomento del empleo asciende a 7.322 millones de euros y las bonificaciones fiscales previstas a los empresarios por creación o mantenimiento del empleo sin incluir las bonificaciones en las cotizaciones sociales alcanzan los 6.700 millones de euros.

El nuevo líder socialista presenta hoy su programa a la Ejecutiva

La creación de una tasa a las entidades financieras ya fue anunciada por Rubalcaba el 9 de julio, en su proclamación oficial como candidato electoral del PSOE. Este nuevo impuesto, que se viene aplicando en Alemania o Francia, responde a la idea de que, después de haber recibido ayuda pública para salvar el momento más crítico del sector, 'cuando acabe su reestructuración' la banca debe hacer un esfuerzo para ayudar a salir de la crisis al conjunto de la sociedad. Fuentes del sector bancario señalan que este impuesto acabaría repercutiéndose a los clientes.

El que gravará a las grandes fortunas, si el PSOE gana las elecciones, implica una reformulación del Impuesto sobre el Patrimonio, que suprimió el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En lugar de los 2.121 millones de la última recaudación del Impuesto sobre el Patrimonio antes de desaparecer en 2008, el equipo de Ru-balcaba calcula que por la tasa a 'las grandes fortunas' se podrían recaudar ahora 1.400 millones. La diferencia responde a la previsión de que serían menos los que pagarían este nuevo Impuesto sobre el Patrimonio, que en su momento el PSOE decidió suprimir con el argumento de que gravaba sobre todo a las clases medias.

La posibilidad de recuperar esa figura impositiva con un nuevo planteamiento ha surgido en diversas ocasiones en el Gobierno, pero siempre ha acabado descartándose. Su portavoz, José Blanco, alegó la semana pasada falta de tiempo para crear un nuevo impuesto que requiriera tramitación parlamentaria, ya que la disolución de las Cortes está prevista para el día 27. Sin embargo, para recuperar el Impuesto sobre Patrimonio bastaría un decreto aprobado en Consejo de Ministros.

Subraya que sus propuestas electorales son «para gobernar»

El candidato socialista defendió el suyo como un programa 'para gobernar', serio y riguroso, 'con la marca PSOE-Rubalcaba'. En el documento, que se aprobará definitivamente a finales de este mes en una Conferencia Política, se explicarán no sólo las propuestas, sino también el porqué de esas propuestas, y con qué prioridades y recursos se plantea acometer. En este sentido, reiteró su rechazo total a cualquier fórmula de copago en sanidad y en educación y defendió que no deben sufrir recortes porque son un elemento clave 'para salir de la crisis'.

El candidato del PSOE sostuvo que va a 'salir a ganar' las elecciones, a pesar de que la polémica reforma de la Constitución para incorporar la cláusula del déficit cero le obligó a cerrar filas con el Gobierno cuando había construido un perfil diferenciado y en su equipo se cree que lastrará sus opciones. Rubalcaba reconoció 'reticencias' de forma y también 'alguna de fondo' hacia la reforma constitucional, pero sostuvo que su gran valor es 'la confianza' que se desprende del hecho de tratarse de un acuerdo entre los dos grandes partidos.

Descarta que España pueda ser intervenida por la Unión Europea

El candidato negó rotundamente que España esté en riesgo de ser intervenida y reivindicó el carácter protector de las medidas aprobadas por el Gobierno.

'Los españoles tienen que ver lo que está pasando en Grecia: están bajando pensiones y salarios, están despidiendo funcionarios, están recortando sanidad y educación. Están recortando su futuro y están en una recesión del 5%. Eso es lo que está pasando en Grecia. Y eso no nos lo vamos a permitir. Y por eso vamos a trabajar y está trabajando el Gobierno. Ese riesgo no existe, no es pensable que eso pase. Pero todo lo que hagamos para que eso no llegue nunca a plantearse, todo lo que hagamos es poco', dijo Rubalcaba.